Cofradías

Jerez sigue ‘prendío’ de su refinada hermosura

  • La ciudad vivió intensamente y con mucho público un Domingo de Pasión que conduce directamente a los días grandes de la Semana Santa

Nuestro Padre Jesús del Prendimiento en la iglesia de Santiago.

Nuestro Padre Jesús del Prendimiento en la iglesia de Santiago. / Manuel Aranda (Jerez)

Con el Domingo de Pasión llega el último escalón antes de la Semana Santa. La antesala, el preámbulo. La perfecta tarjeta de presentación de cara a los que serán los días grandes.

Domingo de Pasión con muchos templos abiertos y con imágenes de gran calado en la ciudad. Gran parte del devocionario popular se congrega en este domingo que pasa raudo como el olor del incienso en una tarde de brisa y cofradías.

El barrio de San Miguel estaba de fiesta. La Reina de la Plazuela esperaba a sus hijos con esa mirada cargada de Esperanza perpetua. Y el Cristo de Jerez, el Cristo vivo que nos adelanta a la Resurrección próxima. Al paso bendito de la muerte a la vida. El Señor flagelado en Los Descalzos cargado de elegancia y buen hacer al igual que el Señor de la Sagrada Cena en San Marcos. Y en los Desamparos, Cristo Coronado de Espinas con aires a Albarizuela. Purísima Concepción en Las Viñas y devoción a raudales en San Mateo. La guapa de la Merced que es Reina del Transporte y en Santiago, Jesús del Prendimiento. Imagen que es también icono de la ciudad. Con sus manos atrás aunque ofrecidas a todos sus devotos mientras que Jerez sigue confesando cada año que sigue ‘prendío’ de su refinada hermosura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios