Una mirada atrás

Los Judíos sale de su casa e Inma Cáliz, primera mujer pregonera

  • En 1997 San Mateo cerró por lo que las hermandades de Santa Marta y Desconsuelo tuvieron que salir de sus casas de hermandad

El misterio de Los Judíos saliendo de la casa de hermandad. El misterio de Los Judíos saliendo de la casa de hermandad.

El misterio de Los Judíos saliendo de la casa de hermandad. / Pascual

La presencia femenina en el Pregón de la Semana Santa superó la barrera de la masculinidad y tras el antecedente, tan solo como presentadora de María José Ojeda de Juan Pedro Cosano, en 1997 una muy joven Inmaculada Cáliz subió al atril de San Miguel para exaltar a las cofradías en un pregón que quedó para el recuerdo por su calidad, sensibilidad por parte de la autora y por la gran aceptación que tuvo.

Fue un hito en el mundo cofrade que se redondeó con la excelente elección de una persona muy capaz en estos menesteres de la prosa y el verso. Esa Semana Santa también nos trajo novedades obligadas por causas mayores y desafortunadas como el cierre por ruina de la iglesia de San Mateo.

Esto provocó que las dos hermandades que acogía el templo tuvieran que salir desde sus respectivas sedes sociales. Los Judíos ya tenía la casa terminada con la gran puerta de la zona para guardar los pasos, que se convirtió en capilla provisional. En Santa Marta, que aún le quedaban algunas ‘puntadas’ para concluir la obra, también convirtieron en sede canónica su casa, algo que a día de hoy sigue así ya que no quiso volver a San Mateo una vez reabrió sus puertas.

El Domingo de Ramos cayó el 23 de marzo. El Vía Crucis de las hermandades, multitudinario, lo presidió El Prendimiento. Como detalle, llevó delante una veintena de faroles, piezas cedidas por varias hermandades.

Inmaculada Cáliz en pleno pregón en la iglesia de San Miguel. Inmaculada Cáliz en pleno pregón en la iglesia de San Miguel.

Inmaculada Cáliz en pleno pregón en la iglesia de San Miguel. / Archivo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios