Tiempos de cuaresma

Preocupación cofrade ante la crisis en la vida religiosa

  • Algunas hermandades viven con temor el cierre de las comunidades religiosas donde tienen sede canónica desde hace siglos

El Santísimo Cristo de la Defensión en la iglesia conventual de Divina Pastora en la mañana del Martes Santo. El Santísimo Cristo de la Defensión en la iglesia conventual de Divina Pastora en la mañana del Martes Santo.

El Santísimo Cristo de la Defensión en la iglesia conventual de Divina Pastora en la mañana del Martes Santo. / Miguel Ángel González

Las órdenes religiosas sufren desde hace ya décadas una manifiesta falta de vocaciones. Este grave problema tiene su incidencia en la vida diaria del carisma religioso. Jerez, llamada en otras épocas como la ciudad de los conventos por la gran proliferación de órdenes religiosas, está especialmente inmersa en esta falta de vocaciones que obliga a las provincias geográficas y a los generalatos a tomar duras decisiones que pasan por el cierre de sedes que, otrora, tenían una importancia fundamental en la ciudad y que, actualmente, se ven amenazadas con una fecha de cierre.

No son pocos los conventos y casas en las que las cofradías tienen su sede. Cuando comienzan los rumores de la posible salida de los religiosos en estos conventos, las hermandades caen en una lógica preocupación al respecto. Es el caso del convento de Divina Pastora ubicado en la calle Sevilla y donde los frailes capuchinos han llevado una labor de pastoral desde hace siglos. Fernando Barrera Romero es el hermano mayor de la Defensión, cofradía, junto con la Mortaja, que tiene su sede canónica en dicho cenobio. "La situación actual es de vacío tras la ida del padre Alfonso porque ha estado muchos años como director espiritual de la hermandad. Un vacío que ha ido rellenando el padre Raúl que es nuevo guardián del convento. Para nosotros su llegada ha sido una muy positiva. Es joven y tiene ganas de hacer cosas y para nosotros son todo facilidades", comenta Fernando Barrera. Sin embargo, no deja de ser una preocupación, para la hermandad, el futuro. "Eso es lo que más nos preocupa. Ahora está aquí fray Antonio, pero lo que nos deparará el futuro no lo sabemos", comenta el hermano mayor. Y como fondo, el problema que podría surgir si los religiosos deciden cerrar la casa ya que la bendita y portentosa imagen del Cristo de la Defensión es de la propiedad de la orden. "Tenemos miedo; sí. Porque la imagen a la que le rendimos culto y devoción no es nuestra. Es una gran preocupación por parte de todos, desde los más antiguos de la hermandad hasta los jóvenes", asegura Fernando Barrera Romero.

En San Francisco ya hace algunos años que no están presentes los franciscanos de la orden menor. Fue en el año 2013 cuando la orden decide abandonar la clausura y la presencia continua de los frailes en Jerez tras ochocientos años de presencia en la ciudad. La comunidad de Cádiz se hizo cargo de asistir a las celebraciones, pero también es cierto que todo comenzó con cuatro eucaristías semanales y ahora se han recortado a dos. De momento, la cofradía del Cristo de la Expiración sigue ofreciendo vida cada mañana en el convento franciscano, pero pronto volverán a su sede de San Telmo. Allí se quedará la de las Cinco Llagas, corporación en la que también existe una cierta preocupación por el posible cierre de la iglesia.

Asimismo ocurrió en Madre de Dios por parte de los jesuitas. Sin embargo, ahora la parroquia está comandada por el sacerdote diocesano Juan Jacinto del Castillo, cura cofrade que asiste a la corporación de Amor y Sacrificio así como las colindantes con la feligresía de la parroquia. Un futuro ciertamente mucho más claro si tenemos en cuenta que se trata de una demarcación parroquial.

Los carmelitas siguen teniendo vida religiosa como respuesta a la raigambre de la devoción a la Virgen del Carmen en la ciudad, pero no deja de ser también una preocupación para la hermandad de la Lanzada un posible cambio de rumbo.

La entrega a la vida consagrada pasa por malos momentos. Hacen falta cristianos jóvenes dispuestos a servir a la Iglesia desde los distintos carismas que existen en el orbe católico. La incidencia en las cofradías es clara al tener una relación tan estrecha con estos movimientos religiosos que disfrutaron de vitalidad y fuerza en otras épocas y que ahora sobreviven reduciendo su presencia geográfica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios