Diario de Pasión

San Telmo se abre al culto en junio con el traslado de las imágenes

  • La hermandad calcula que para finales de mayo estarán finalizadas las obras

Aspecto del interior de la ermita vista desde el centro del templo durante una visita de inspección. Aspecto del interior de la ermita vista desde el centro del templo durante una visita de inspección.

Aspecto del interior de la ermita vista desde el centro del templo durante una visita de inspección.

Por tercer año, la Hermandad del Cristo de la Expiración saldrá de la iglesia de san Francisco, la que está siendo su sede eventualmente mientras duran las obras de rehabilitación de la ermita de san Telmo. A estas alturas, las obras se encuentran al 85-90 por ciento de su ejecución total, ya superadas las fases 1 y 2, quedando la tercera Esta última comprende, como actuaciones más sobresalientes, el arreglo del coro, situado sobre la puerta principal, y la antigua secretaría donde se ubicará la exposición de enseres de la hermandad.

Restarán arreglos de solería, y de pintura además del trabajo que está realizando Agustín Pina sobre unos frescos descubiertos en uno de los pequeños altares laterales. Esas pinturas datan del siglo XVII y la hermandad presente que permanezcan descubiertas y no tapadas por un pequeño retablo que tenía delante.

La obra se encuentra al final de la tercera fase centrada en el coro y la secretaría antigua

Es una antigua hornacina en la que se supone estuvo la Virgen del Valle. Por lo demás, el hermano mayor, José Manuel García Cordero, estima que los plazos se pueden cumplir para que a finales de abril primeros de mayo se de por terminada la intervención. El siguiente paso será el traslado de las imágenes titulares desde San Francisco: Cristo de la Expiración, Virgen del Valle y san Telmo.

En el verano de 2015 se firmaba el acuerdo con la empresa constructora para el inicio de los trabajos en la ermita. Aquella primera fase de los trabajos comprendió el desmontaje de las cubiertas con el objetivo de cerrar los techos y reparación de la viguería que la sostiene, la zona que presentaba una situación más delicada. Muros, criptas, análisis arquitectónicos generales sobre el templo, la zona del camarín, la linterna exterior que remata, son otras importantes actuaciones. No obstante, la cofradía ha querido hacer todo de forma que no quedara nada pendiente, al menos en lo urgente de ahí los retrasos habidos a los que se ha sumado, como causa, la económica dada la envergadura de la obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios