Cofradías

Recogimiento y plegaria en una jornada cargada de devoción

  • El Miércoles de Ceniza devolvió a miles de jerezanos a la oración y la devoción a las imágenes pasionales

Miércoles de Ceniza de Besamanos y Besapiés / Pascual

Ayer se pudo vivir una intensa jornada de Miércoles de Ceniza en la ciudad. Desde muy temprano, algunos templos abrían sus puertas para las aperturas de algunos solemnes besamanos así como para el Culto Divino, pues era jornada de precepto y la Iglesia propone en esta jornada la imposición de la Ceniza con el fin de comenzar el tiempo de Cuaresma con la reflexión y la oración necesaria. Una Cuaresma que nos llevará hasta la jornada del Jueves Santo donde comenzarán las grandes solemnidades litúrgicas del Triduo Pascual.

San Miguel fue una cita obligada. El Santo Crucifijo de la Salud estaba expuesto a los devotos y hermanos cofrades de la hermandad de la Madrugada. Con la sobriedad necesaria, y con el recuerdo todavía sin cicatrizar de uno de sus hermanos más destacados y conocidos como fue Fernando Morales, fallecido el pasado lunes ante la consternación del mundo cofrade. Ya disfruta Morales de la presencia de su Santo Crucifijo y la Virgen de la Encarnación.

Por otro lado, en San Francisco, Nuestro Padre Jesús de la Vía-Crucis también se acercaba a los miles de devotos que habitualmente visitan la iglesia franciscana. Gran devoción del Señor con la cruz al hombro que vestía, un año más, su grandiosa túnica de Carrasquilla. Una vez cerrado el solemne acto, tuvo lugar una muy interesante meditación que llevó a cabo el cofrade de la Sagrada Cena y la Piedad, Domingo Díaz. Seguidamente, se presentó el cartel de la cofradía que este año lleva la firma de Jorge Corral. Un precioso cartel anuncia la estación de penitencia en la próxima Madrugada del Viernes Santo. 

Intramuros, muchos jerezanos se acercaron el santuario diocesano de San Lucas para ofrecer su ofrenda y oración al Santísimo Cristo de la Salud en un besapiés sobrio y cargado de elegancia. 

Sagrada Mortaja o el Cristo de las Misericordias que tallara Pinto Berraquero estuvieron expuestos en Capuchinos y la parroquia de Fátima respectivamente.  

Y por último, el Señor de los Trabajos en la Victoria. Gran devoción por ser la advocación, la más necesaria en la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios