Miércoles Santo | Semana Santa Jerez 2021 No hay mal que cien años dure

  • A pesar de ser la jornada más benigna en lo meteorológico, la hermandad de la Amargura no sabe lo que es disfrutar en las calles desde el año 2018

Alejandro Aguilar Abad es el  hermano mayor de la hermandad de la Amargura.

Alejandro Aguilar Abad es el hermano mayor de la hermandad de la Amargura. / Vanesa Lobo (Jerez)

La hermandad de la Amargura debió de haber hecho hoy su estación de penitencia. Miércoles Santo donde la calle Medina se riega de azul terciopelo en el día grande de esta elegante cofradía jerezana.

Alejandro Aguilar Abad es el hermano mayor de la corporación de la iglesia de Los Descalzos. Tanto él como su junta de gobierno no ha podido ver los frutos de todo un año de trabajo por mor de las circunstancias.

En el año 2019, la hermandad decidía salir a la calle a pesar de las condiciones meteorológicas. Un gesto de valentía que siempre hay que respetar cuando se toman este tipo de decisiones donde el factor suerte también tiene un papel principal. La cruz de guía llegó hasta el Teatro Villarmarta. Allí la cofradía tuvo que darse la vuelta al templo al ver que comenzaban a caer algunas gotas del cielo. Alejandro Aguilar recuerda que “llegué apenas a diez metros de la candela de la iglesia. Allí se decidía que el paso de la Virgen retrocediera para adentro mientras el cortejo se daba la vuelta.

Fueron los diez minutos que el hermano mayor pudo estar en la calle con la vara dorada. A partir de ahí, ya se sabe. Llegó la pandemia y dos años sin procesiones en Semana Santa.

El hermano mayor fue elegido el 20 de octubre de 2018, fecha en la que toma posesión del cargo a la vez que toda su junta de gobierno. “Son circunstancias. No hay que pararse a pensar mucho en este tipo de cosas. En cualquier caso, rememoro a los hermanos mayores que les tocaron vivir la II República y la Guerra Civil que fueron tiempos muy complicados”, afirma. Echando una vista atrás, comentar que la hermandad, dejó de salir de manera consecutiva en comprendidos entre el 1932 al 1934. En el año 1935 es la única del Miércoles Santo que sale a las calles.  En el año 1936 no sale. Un año más tarde, sí sale pero solamente la Virgen acompañada por San Juan. Y en los años 1938 y 1939 sale a la calle. Precisamente este año sería el último que procesionaría la antigua Virgen de la Amargura que es la actual del Perpetuo Socorro de la hermandad del Perdón.

A raíz de esos años, se tiene por sentado que la jornada del Miércoles Santo es estadísticamente hablando en la que menos inclemencias meteorológicas ha habido y el día en el que en más ocasiones han salido las cofradías. Posiblemente por estar a la mitad de la semana, lo cierto es que es ha sido una jornada siempre muy bonancible en cuanto a la lluvia se refiere.

Sin embargo, a pesar de estos tiempos tan complicados, Alejandro lo achaca a “los designios del Señor”. Y añade que “lo verdaderamente importante es que la hermandad esté viva. Y ahí sí que me preocupo porque habíamos tomado un buen ritmo de actividades en la hermandad que se han truncado por la presencia de la pandemia. Lo de salir o no salir, es importante, no lo voy a negar, pero no es lo más fundamental”.  

Presentación

Hoy la hermandad celebrará su misa de hermandad al mediodía. A las 13 horas todos los hermanos pasarán al salón de pasos de la casa de hermandad para poder contemplar cómo está quedando la restauración del paso de misterio donde la delantera está ya totalmente restaurada y dorada. Por la tarde, la iglesia continuará abierta a partir de las 17 horas y a las ocho se celebrará un acto penitencia solo para los hermanos de la cofradía.

Además, en la exposición de las cofradías, la hermandad ha aportado la cruz de guía, la delantera del paso de palio, una saya de la Santísima Virgen y dos bocinas con sus paños.

Nadie quiere pensar en el 2022. En la mente está la de desquitarse y que esta gran cofradía salga a las calles como si nada hubiera pasado. En cualquier caso, pasada la Semana Santa del año que viene vendrá un nuevo proceso electoral. “Aunque todavía es muy prematuro todo, tengo ilusión de volver a presentarme porque ha habido proyectos e ideas que no se han podido llevar a cabo con la pandemia”, asegura Alejandro Aguilar. Ojalá el año que viene se pueda ver la presidencia de la hermosa Virgen de la calle Medina pasearse con sus insignias. No hay mal que cien años dure.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios