Cofradías

El Obispado solo permitirá traslados y pequeñas salidas

  • La procesión litúrgica del Corpus queda suspendida para este año

La procesión del Corpus no saldrá este año a las calles de Jerez.

La procesión del Corpus no saldrá este año a las calles de Jerez. / Miguel Ángel González (Jerez)

Tanto Ayuntamiento como la Diócesis de Asidonia-Jerez han querido abrir algo la mano de cara las manifestaciones públicas de fe en las calles de la ciudad. Poco a poco se irá llegando a la total normalidad conforme el ritmo de inmunidad crezca entre la población y se entre en un escenario de final de la pandemia. Pero aún es prematuro y soltar las campanas al vuelo parece que no va a ser la tónica que el Ayuntamiento y el Obispado vayan a seguir.

Será el Ayuntamiento el que dé el visto bueno para una salida y, posteriormente, se solicitará al Obispado aquellas procesiones que se puedan estar preparando en asociaciones de fieles o hermandades. Así las cosas, el administrador diocesano, el sacerdote Federico Mantaras, ha declarado a este medio que “no tenemos pensado publicar ningún decreto al respecto de las procesiones”. Por tanto, Asidonia-Jerez irá viendo cada solicitud de salir a las calles y se irán tomando las decisiones una a una. Todo ello con el previo visto bueno del Ayuntamiento de Jerez.

Por tanto, serán pequeñas procesiones las que tendrán más posibilidades de procesionar con recorridos cortos. En cuanto a la salida del Corpus Christi a las calles de Jerez, Mantaras declara que “es prematuro todavía poder llevar a cabo una procesión que congrega a muchos fieles en las aceras. Por tanto se ha decidido este año también suspender la salida”,

Dos procesiones están ya aprobadas tanto por la autoridad civil como eclesiástica. Por un lado, para el día 27 y 28, el traslado de la Virgen de la O al colegio de la Compañía de María. El día 30 de mayo, la Sacramental de Santiago también sacará una pequeña procesión por los alrededores de la iglesia parroquial.

Poco a poco vuelve la normalidad. Sin embargo, cofrades siguen apostando por abrir definitivamente la mano. La normalidad llegará pero la pandemia no ofrece margen para el capricho cofradiero. Todo llegará cuando definitivamente el virus esté controlado. Y todo hace indicar que no será más pronto que tarde. Mientras, seguir rezando y proseguir a la espera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios