sevilla f.c.

Aprobado en armonía

  • Jiménez mantiene a raya a base de charlas individuales los arrebatos de inconformismo de sus jugadores más calientes · El entrenador protagonizó ayer apartes con Luis Fabiano, Adriano y Dragutinovic

Comentarios 3

En un grupo de veintitantos futbolistas, cada uno de su padre y de su madre, raro es que no salten desmanes de descontento y en los últimos partidos algunos han hecho visible su enfado con decisiones del entrenador. Jiménez está llevando hasta el momento con tacto este espinoso asunto, siempre un problema menor cuando las victorias llegan, pero una bomba de relojería en un vestuario que se instale en los nervios de los malos resultados. Luis Fabiano en La Coruña, Adriano ante Osasuna... el técnico arahalense ha visto cómo algunos de sus pupilos más díscolos se le han rebelado en las ultimas semanas mostrando su enfado por algún cambio, pero ha sabido mantener esta situac ión controlada a base de mucho diálogo.

Ayer, por ejemplo, Jiménez dedicó buena parte de la sesión de trabajo a charlas individuales. Luis Fabiano, el futbolista que menos entiende estas cuestiones -desde su primera temporada dejó claro que se sentía perseguido por los cambios de Juande-, tuvo una conversación con el técnico, que una vez más le hizo ver que las necesidades del equipo aconsejaban que fuera él el que dejara su puesto a Diego Capel en Riazor cuando el Sevilla había empatado y estaba con diez en el campo y el recién salido Kanoute entre ellos.

También aprovechó la sesión de ayer el preparador hispalense para mantener una charla pendiente con Adriano. Con el de Coritiba, aparte de airear su enfado recientemente tras verse sustituido por Capel, tiene también Jiménez otro asunto entre manos: el puesto de lateral derecho. Se trata de una demarcación de la que ya han huido futbolistas de la primera plantilla. El caso de Mosquera es conocido por todos, Crespo no está dando el nivel esperado y Fernando Navarro ya le ha dicho al técnico en público y en privado que no quiere jugar ahí. Como Konko, constantemente con molestias, sigue sin dar el paso al frente definitivo, la opción de Adriano es una de las más valoradas dentro del cuerpo técnico, pero el jugador no está del todo convencido. El brasileño quiere jugar en su puesto, más cerca de las posiciones de ataque donde tiene más lucimiento, y Jiménez aprovecha algunos tiempos muertos en los entrenamientos para hacerle ver que con sus decisiones busca lo mejor para su equipo.

Fundamentalmente, estos dos hombres más Maresca y esa puntualización hecha por Fernando Navarro son casi los únicos puntos problemáticos que puede tener Jiménez en el vestuario. Las rotaciones en el centro de la defensa son encajadas a la perfección y con normalidad por Squillaci y, sobre todo, por Escudé y David Prieto. En el centro no tiene jugadores inconformistas el Sevilla y Kanoute es posiblemente el crack más fácil de llevar en este aspecto, en parte también porque el franco-malí entiende que sus descansos son necesarios para su buen rendimiento. Nunca pone problemas y mira siempre por el bien del equipo. Chevantón es otro futbolista que levanta la voz, pero sus lesiones lo han mantenido callado. Capel es otro futbolista susceptible de reclamar minutos, pero es ahora cuando está cogiendo la forma tras su lesión.

Jiménez también tuvo ayer una charla con Dragutinovic, cosa que hizo de igual forma tras su nefasto partido ante Osasuna. En el caso de Maresca, el jugador que se autoexpulsó en La Coruña trabajó más con Orellana, pero ya se llevó su dosis de charla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios