Deportes

Jiménez sólo habló para el club

  • El técnico destaca el deseo de reacción del equipo en una víspera sin atención a la prensa

Comentarios 5

Las aguas bajan revueltas en el Sevilla tras al varapalo ante Osasuna y no parece idónea en estos momentos la decisión del club de que ayer no hubiera atención a la prensa después del entrenamiento vespertino del día de Reyes. Con esta justificación y lo tardío de la sesión a puerta cerrada, el club programó que Manolo Jiménez no compareciera ante la prensa, como es habitual en cada previa, algo que podría ser malinterpretado, en el sentido de ver una actitud protectora ante las críticas que está recibiendo el entrenador. La jornada festiva y el hecho de que el viernes habrá segura comparecencia antes de viajar a La Coruña impidieron que el entrenador sevillista tuviera que responder a preguntas de periodistas ajenos al club. Eso sí, el departamento de prensa acordó una entrevista con el técnico de Arahal en la radio del club.

A las ocho de la tarde, nada más concluir la sesión a puerta cerrada, Jiménez analizó el encuentro de esta noche: "Ellos vienen crecidos, vienen sobrados de motivación, porque les responden los resultados y encima están jugando bien, mientras que nosotros estamos intentando volver a nuestra identidad y con la idea de contagiar al público con nuestro juego y que no sea el público el que tire de nosotros. Queremos dar una buena sensación desde el pitido inicial, vamos a intentar a animar a nuestra gente con nuestro fútbol tras el duro varapalo del domingo ante Osasuna".

El técnico sevillista calificó de positiva la reunión de una hora con la plantilla el lunes por la mañana: "Después de una larga charla hemos llegado todos a una misma conclusión, debemos mostrar nuestra mejor actitud ante el próximo rival, en un doble partido, no ser resultadista y simplemente ir a ganar, a ganar y a ganar, y luego ver si hemos hecho las cosas bien o no".

La imbricación del partido del sábado en La Coruña entre la ida y la vuelta también condicionará las rotaciones: "La posibilidad de tener el mayor número de jugadores va a determinar el segundo y el tercer partido. El primero es un poco de tanteo en ese sentido, aunque tenemos que ir a ganar como sea. Tener la posibilidad de variar o sorprender al oponente con distintas alineaciones va a ser muy positivo".

Jiménez aseguró que, tras lo de Osasuna, "el equipo está muy bien, metido en una dinámica de querer cambiar, y eso es lo positivo". Y habló de la ilusión por la Copa: "La ilusión siempre es máxima. Vamos a intentar ser superiores al Deportivo, que el fútbol nos sonría y seguir adelante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios