Deportes

Luis Fabiano recuerda a Juande Ramos como "un excelente entrenador"

  • El brasileño atribuye los éxitos conseguidos por el Sevilla tanto a los jugadores como al técnico responsable de la plantilla en aquellos tiempos.

Comentarios 1

El delantero del Sevilla Luis Fabiano opinó este lunes que los éxitos conseguidos por el conjunto nervionense en anteriores campañas son fruto del trabajo de sus jugadores y de la labor del que fuera en aquel momento su responsable técnico, Juande Ramos, al que no dudó en calificar como "un excelente entrenador".

El brasileño hace un repaso a su carrera, y responde sin dudar cuando se le cuestiona si, cuando se incorporó en 2005 al plantel rojiblanco, creía que el Sevilla alcanzaría los resultados que obtuvo.

"¡Ni en mis mejores sueños! Ni yo, ni el presidente, nadie... El Sevilla -dice el punta-  era un club que apenas había conquistado grandes títulos en su historia. Salir campeones de la Copa de la UEFA en la temporada del centenario era más de lo que hubiéramos podido imaginar. Y repetir el año siguiente... Fue el encuentro perfecto de jugadores que estaban a punto de llegar al punto álgido de sus carreras, comandados por un excelente entrenador como Juande Ramos".

Y, al hilo de esta admiración por Juande, el ariete responde con buen humor cuando es preguntado si, acaso, piensa en el futuro dedicarse a entrenar. "¡No ni hablar!. En serio, no creo que sirva para entrenar. Mi agente quiere convencerme de que al retirarme sea empresario o directivo del fútbol, pero no sé. Un día Juvenal Juvencio (actual presidente del Sao Paulo) me dijo que al dejar yo trabajaría para el club. Ya veremos si se acordará de la propuesta dentro de seis o siete años", bromea al respecto. 

Además, Luis Fabiano recuerda su paso por el citado Sao Paulo, en el que no olvida el calor que le brindó su afición. "Ese cariño que tenía por mí era algo de otro mundo. Lo recuerdo y se me pone la piel de gallina. Creo que la afición se da cuenta cuando un jugador verdaderamente lo da todo y sufre junto con el equipo. Y creo que nunca he dejado de hacerlo, nunca me faltaron ganas", recalca. 

Sin embargo, asume que esas mismas ganas, como le ha pasado en el mismo Sevilla, a veces le ocasionaron expulsiones y otras situaciones desfavorables. "He hecho muchas tonterías dentro de la cancha, recibí muchas tarjetas gratuitas. Me costaba muy poco perder la cabeza. De tantas ganas a veces hacía entradas más duras o caía en la provocación de los rivales... Sí, mi carácter me ha costado sanciones evitables", reconoce.

Otro asunto que no olvida el goleador es la pelea por ser titular en la selección nacional de su país, Brasil. "Yo, tengo un defecto: soy muy desconfiado. Sé que he conseguido algún espacio dentro de la selección, pero no el suficiente como para fiarme. No pienso: 'bueno, si estoy tres o cuatro partidos sin anotar, la plaza de titular sigue siendo mía'. Además, en Brasil no existe partido en el que tengas derecho a jugar mal porque todos miran de cerca y la competencia es durísima", afirma.

No le preocupa Ronaldo

En este sentido, aludió al retorno de Ronaldo al Corinthians y la posibilidad de que éste acabe disputándole la titularidad en la selección. "Ahora mismo no creo que Ronaldo piense en eso. Su intención, antes de todo, deber ser volver al fútbol en un buen nivel con el Corinthians. No sé cómo la posibilidad de buscar una plaza en la selección le afecta a Ronaldo hoy. Él ya ha ganado absolutamente todo a lo que un futbolista puede aspirar, e imagino que hoy, antes que todo, busca el placer de jugar al fútbol", opina. 

Por último, Luis Fabiano admite que espera colgar las botas en el club donde comenzó su carrera, en Ponte Preta, "pero antes quisiera jugar otra vez en un buen nivel por el Sao Paulo", asegura. 

"Aquello todo fue muy especial, la relación que yo tenía con el club y con la afición era algo tremendo. En 2005 volví con la selección al Morumbí y, a pesar de que estaban Ronaldinho, Robinho y Kaká, los saopaulinos me saludaban a mí. Fue algo sensacional y me gustaría volver a vivirlo", concluye.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios