Sevilla FC

Un adiós al León de San Fernando... ¿cómo no iban a estar los Biris?

Monchi, en una celebracion. Monchi, en una celebracion.

Monchi, en una celebracion. / a. pizarro

En cada celebración de cada título, micrófono en mano en la Plaza de San Francisco o en el estadio, cantó trozos de letras de los biris que rápidamente coreó enloquecido el sevillismo; en cada desplazamiento se acercó a pie de cesped allá donde los más fieles detuvieron el cuentakilómetros; en cada comparecencia medio intimista, como la reciente de su despedida, incluyó frases que el insconsciente animaba a tararear...

Era impensable que en el homenaje a Monchi, el hombre que cambió la historia de este club y lo convirtió en un poderoso del siglo XXI, no estuviera presente una parte de ese Sevilla sin el que el de San Fernando no entiende el Sevilla. Guardianes de Nervión para un Guardián de Nervión.

Nadie sabe cómo será de emotiva la tarde de hoy, pero lo que es seguro es que sin ese trozo de grada de Gol Norte en todo su esplendor nada sería lo mismo. Un detalle que el club tenía guardado para sorprender con un regalo especial a su director deportivo.

Una vez Krychowiak se grabó un vídeo en la grada baja de Gol Norte recitando a voz en grito una canción de los biris. La grada, por supuesto, estaba vacía. Sólo un futbolista, el propio Biri Biri, ha tenido el honor de ver un partido en esas privilegiadas localidades del Ramón Sánchez-Pizjuán que para muchos tienen más valor que el propio palco. Monchi se lo ha ganado y algún día lo hará. Ganas no le faltan y los biris estarían dispuestos.

Dicen que se han cuidado un tiempo las gargantas para despedir como se merece a uno de ellos... al León de San Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios