Sociedad

Berlín gana el Príncipe de Asturias en el 20 aniversario de la caída del muro

  • El jurado concede el Premio de la Concordia a la ciudad por considerarla un símbolo de "convivencia, libertad y paz" · El alcalde, Klaus Wowereit, califica el galardón como "el Premio Nobel del mundo hispano"

La ciudad de Berlín, que celebra este año el vigésimo aniversario de la caída del muro que separó a sus habitantes durante 28 años, fue galardonada ayer en Oviedo con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2009, como símbolo de "entendimiento, convivencia, justicia, paz y libertad en el mundo". Berlín se impuso en las votaciones finales a las candidaturas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del jesuita español Enrique Figaredo -que trabaja en Camboya desde 1991 y ha hecho de su vida una cruzada contra las minas antipersonas-, y del reportero irano-canadiense Maziar Bahari.

La candidatura ganadora había sido propuesta por los eurodiputados Martin Schulz, Íñigo Méndez de Vigo y Andrew Duff, y por el ex presidente del Parlamento Europeo Enrique Barón. El acta del jurado, que estuvo presidido por el jefe del Ejecutivo asturiano, Vicente Álvarez Areces, manifiesta que con este premio a Berlín, en el XX aniversario de la caída del muro, se pretende destacar "tanto a quienes con la pérdida de su vida o de su libertad lucharon de forma directa por superarlo, como a los millones de ciudadanos que fueron capaces de construir, sobre las cicatrices de la división, una sociedad abierta, acogedora y creativa".

El jurado considera que Berlín ha sido "un nudo de concordia en el corazón de Alemania y de Europa, que contribuye al entendimiento, la convivencia, la justicia, la paz y la libertad en el mundo".

Tras conocer el fallo del jurado, el alcalde gobernador de Berlín, Klaus Wowereit, agradeció la concesión del Premio de la Concordia a su ciudad, y calificó el galardón como "el Premio Nobel del mundo de habla hispana".

"Es un honor extraordinario para Berlín, que la capital alemana acepta en representación de todo el país", afirmó Wowereit en un comunicado oficial. Añadió que el premio significa "un nuevo reconocimiento internacional para la revolución pacífica de 1989, que cambió el mundo tan positivamente".

El presidente de Asturias, por su parte, señaló que Berlín refleja "la construcción de la Europa unida" y también una "imagen de creatividad e innovación que hoy ofrece una idea de futuro basada en la convivencia". "Berlín representa la capacidad de Europa de liderar en el mundo ideas innovadoras de progreso de libertad y de justicia", añadió. Según expresó, en esta edición del Premio de la Concordia se han presentado las candidaturas "más cualificadas" en los 10 años que lleva presidiendo el jurado. Areces concluyó que para él Berlín sigue siendo una ciudad de referencia, al igual que lo es hoy en día para muchos jóvenes europeos.

Para el presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, Matías Rodríguez Inciarte, la ciudad es un símbolo de la "superación de divisiones que han estado presentes durante tantos años en el corazón de Europa". Inciarte, también miembro del jurado, añadió que ha sido una "gran decisión" conceder este premio a Berlín porque es una ciudad que simboliza como pocas el valor de la concordia.

El presidente del Parlamento regional berlinés, Walter Momper, quien fuera alcalde de la ciudad en 1989, cuando cayó el muro, celebró la concesión del galardón a la ciudad y destacó que es un "reconocimiento a todos los berlineses". En un encuentro con medios españoles, Momper expresó su "enorme alegría" por la concesión del "maravilloso" galardón y elogió el papel de los ciudadanos germano-orientales en el fin de la República Democrática Alemana.

Momper señaló que su contribución personal al cambio fue "pequeña" y sostuvo que la caída del Muro de Berlín fue fruto del esfuerzo común de los alemanes, que tuvieron la "valentía" de encabezar "la revolución pacifica" que llevó a la creación de una "nueva sociedad". "Nosotros sólo les acompañamos en ese camino", apuntó y añadió que la República Federal Alemana "les regaló", a cambio, la libertad. "Me siento muy orgulloso de que Berlín haya recibido este importante premio de España", apostilló Momper en castellano.

Al galardón optaban 44 candidaturas procedentes de 26 países de todo el mundo. El premio está dotado con 50.000 euros, la escultura creada y donada expresamente por Joan Miró para los galardones y diploma e insignia acreditativos. El jurado de este premio estuvo integrado exclusivamente por miembros de los patronatos de la Fundación Príncipe de Asturias.

El año pasado, el Premio de la Concordia fue concedido a la colombiana Ingrid Betancourt. Los ocho Premios Príncipe de Asturias serán entregados el próximo 23 de octubre por don Felipe de Borbón en una ceremonia que se celebrará en el teatro Campoamor de Oviedo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios