Sociedad

Cae una banda que infiltraba a falsas asistentas para robar en casas de lujo

  • Una de las empleadas del hogar llegó a dejar abandonado durante 15 horas a un anciano minusválido tras cometer el robo La Policía Nacional detiene a cinco personas en la operación

La Policía Nacional ha desarticulado una banda que infiltraba a falsas asistentas de hogar internas en viviendas de lujo de Madrid para después robar objetos de valor y dinero. En uno de los robos, según informa la Dirección General de la Policía, una de las falsas asistentas llegó a dejar abandonado a un anciano minusválido durante más de 15 horas después de cometer el delito.

La investigación, que comenzó a finales de mayo cuando se produjo un robo en un chalé de Aravaca, ha finalizado con la detención de cinco personas a las que se les atribuyen al menos cinco delitos de este tipo.

En el robo de Aravaca, tres individuos accedieron al inmueble y tras golpear a dos personas y desvalijar una caja fuerte, abandonaron la vivienda con joyas, dinero, ropa de reconocidas marcas y unos 20.000 euros en efectivo. Los agentes averiguaron que la asistenta, que fue contratada el día anterior, desapareció instantes antes del suceso, por lo que la investigación se centró en torno a esta persona.

Después de varias gestiones, los investigadores identificaron a D.F.T., de 23 años y con antecedentes policiales, como la mujer que había sido contratada como asistenta.

Con estos datos, los agentes centraron la investigación en torno a esta mujer para finalmente localizar al resto del grupo delictivo, que utilizaba siempre el mismo modus operandi para cometer los robos. Las mujeres, que se publicitaban con anuncios en páginas de internet y octavillas en los que se ofrecían como asistentas domésticas internas, aportaban siempre identidades falsas y un número de teléfono que cambiaban constantemente.

Cuando concertaban una entrevista, acudían con un guión de respuestas preparadas para ganarse la confianza de los inquilinos, a la vez que comprobaban el nivel adquisitivo de las familias. En algunos casos, las mujeres llegaron a ofrecerse por sólo 500 euros al mes, lo que les permitía obtener el trabajo con mayor facilidad.

Una vez conseguido, pernoctaban una noche en la que inspeccionaba la vivienda, sustraían los efectos de valor y, en el caso de localizar cajas fuertes, avisaban a los otros miembros de la organización para poder a desvalijar el inmueble. Con todos estos datos, los investigadores establecieron un dispositivo que acabó con la detención de cinco personas y el registro de dos viviendas de Madrid, donde localizaron numerosos perfumes, joyas, relojes y plumas de gran valor, documentación, inscripciones, anotaciones y anuncios de búsqueda de empleo.

Entre los hechos que se atribuyen a este grupo se encuentra un robo cometido el pasado julio en el domicilio de un anciano minusválido en la madrileña localidad de El Álamo, al que después de desvalijarle la casa, la falsa asistenta no dudó en abandonar durante más de 15 horas. Los cinco detenidos han sido puestos a disposición del juez, que ha decretado su ingreso en prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios