Valladolid

Hallan en su casa el cádaver de una mujer fallecida hace 8 años cuya familia vivía recluida

  • El marido y las dos hijas de la víctima, encontrada en una bodega, han ingresado en un psiquiátrico.

Comentarios 8

Efectivos de la Guardia Civil han encontrado enterrados en el suelo de la bodega de una vivienda de Alaejos (Valladolid) un cadáver que podría pertenecer a una anciana que vivía en dicho inmueble con su marido y sus dos hijas. La familia permanecía prácticamente encerrada en el inmueble desde hacía unos 20 años, de ahí que la supuesta muerte de la víctima hubiera pasado desapercibida para el resto de vecinos de la localidad. Ahora, el marido de la fallecida, de 91 años, y sus dos hijas fueron puestos bajo la tutela de los servicios sanitarios y psiquiátricos del Gobierno autonómico.

Según confirmaron fuentes de la investigación y de la Guardia Civil, los restos del cadáver fueron encontrados enterrados en el suelo de la bodega ubicada junto a la vivienda del número 23 de la calle Casas Nuevas de Alaejos y que se encuentra precintada desde ayer. El cuerpo se encontraba enterrado a unos 20 centímetros de profundidad, envuelto en una tela negra y dentro de una bolsa de plástico. Según las primeras valoraciones de la investigación de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil,  podría llevar enterrada unos ocho años.

La titular del Juzgado de Medina del Campo (Valladolid) se desplazó hasta la localidad para proceder al levantamiento del cadáver, que fue sacado de la vivienda en una caja y fue cargado en una furgoneta para proseguir la investigación del cadáver en dependencias oficiales.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo Vicente,  explicó que "se presupone que los restos encontrados pertenecen a la esposa del anciano y madre de las dos hijas que compartían la vivienda", si bien prefirió mostrar sus cautelas tanto sobre dicho extremo como sobre las causas reales del óbito hasta conocer el informe de autopsia que será practicado en el Instituto Anatómico Forense de Valladolid, donde ya se encuentra el cadáver. "Poco más puedo añadir a este dramático caso", concluyó Alejo.

Fue el Ayuntamiento de Alaejos el que pidió la intervención de los Servicios Sociales de la Diputación Provincial al constatar que hacía unos cinco o seis años que nadie veía a la anciana, Petra, de 90 años, que la vivienda carecía de suministro de agua desde hacia tres y que ni el padre ni una de las hijas acudían al médico y sólo salían una vez al mes para cobrar la pensión.

Tras obtener una orden judicial, la juez de Medina del Campo accedió en la tarde de ayer en la vivienda y allí encontró al padre de la familia, César, de 91 años, y a dos de sus hijas, Macarena, de 65 años y Maribel, de quien no se tenía noticias en el pueblo desde hace unos veinte años, por lo que se pensaba que residía fuera de Alaejos. El delegado del Gobierno confirmó que el anciano y sus dos hijas han sido puestas bajo la tutela de los servicios sanitarios y psiquiátricos del Gobierno autonómico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios