Sociedad

Moncloa publicará sus informes cuando todas las regiones estén en la misma fase

  • Ayuso acusa al Gobierno de transmitir una imagen "tercermundista" de Madrid al negarle el paso adelante en la desescalada

  • Casado comparte su plan b con sus barones

Pedro Sánchez y el ministro de sanidad, Salador Illa, durante la reunión de este domingo por videoconferencia con los presidentes autonómicos. Pedro Sánchez y el ministro de sanidad, Salador Illa, durante la reunión de este domingo por videoconferencia con los presidentes autonómicos.

Pedro Sánchez y el ministro de sanidad, Salador Illa, durante la reunión de este domingo por videoconferencia con los presidentes autonómicos. / EUROPA PRESS

El Gobierno ha anunciado este domingo que publicará los informes sobre las fases de desescalada de las comunidades autónomas cuando todas se encuentren en una misma fase, una reclamación formulada por la Comunidad de Madrid tras la filtración este sábado del texto que le negaba el pase a la fase 1.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha indicado, tras preguntas de los periodistas sobre estos documentos, que se harán públicos una vez todas las autonomías se encuentren en la misma fase para evitar no alentar competencias entre territorios.

Precisamente la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha sido quien ha exigido a Pedro Sánchez en la reunión dominical del presidente del Gobierno con los presidentes de comunidades y ciudades autónomas transparencia y la publicación del informe de las regiones que han pasado a fase 1 para poder entender “qué vara de medir hay y si se cambian de criterios cada semana”.

También ha lamentado que se dé la sensación que la Sanidad de Madrid fuera “del tercer mundo” al afirmar que la Atención Primaria y los centros de salud “fallan”, en alusión a las dos carencias con que el ministerio de Sanidad justificó su decisión de mantener la Comunidad de Madrid en fase 0.

Más competencias

Las fases de desescalada han vuelto a ser este domingo el centro de debate del encuentro entre Sánchez y sus homólogos autonómicos, que además han reclamado  en algunos casos soluciones jurídicas diferentes al estado de alarma y expuesto sus preocupaciones sobre la recuperación económica y la petición de quinta prórroga del estado de alarma.

El Gobierno catalán ha reclamado la devolución de competencias para gestionar la crisis en su territorio a cambio de respaldar la nueva prórroga del estado de alarma, mientras que el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, pidió que se den a conocer “cuanto antes” los criterios para autorizar el cambio de fase en la desescalada y que la información fluya “con normalidad” y antelación “suficiente”.

El lehendakari, Íñigo Urkullu, ha propuesto comenzar a construir un nuevo marco legal que permita afrontar la crisis sanitaria “integrando el modelo de cogobernanza”, al tiempo que abogó por usar mascarillas en espacios cerrados, una demanda compartida por otras comunidades que el Gobierno regulará la próxima semana.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha insistido en la necesidad de contar con un nuevo sistema de financiación, de un gran pacto en Educación y las necesarias medidas de conciliación; y el jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón, pidió que se valore el esfuerzo fiscal previo a la crisis en el reparto del fondo a las comunidades.

La presidenta del Govern de Baleares, Francina Armengol, ha pedido una conferencia de presidentes específica sobre el plan de rescate turístico en España para aclarar cómo se hará la desescalada en este ámbito.

El presidente cántabro Miguel Ángel Revilla ha sido otro de los responsables que ha pedido que todo el mundo que salga a la calle lleve "mascarilla", mientras que su homólogo en Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha solicitado un instrumento jurídico que permita a comunidades autónomas y Gobierno volver a establecer restricciones de movilidad para poder atajar un posible rebrote.

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, considera también crucial encontrar un instrumento jurídico que garantice el confinamiento de la población y, a su vez, controle la movilidad entre las provincias; y ha pedido también un tratamiento económico "singular" para aquellas comunidades que han apostado por la prudencia a la hora de solicitar pasar de fases.

El jefe del Ejecutivo extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha adelantado que pedirá que las provincias extremeñas pasen juntas a la fase y ha coincidido con otros presidentes en exigir plena movilidad entre provincias de una misma región.

Desde Galicia, Alberto Núñez Feijóo se ha sumado a esa reivindicación de los desplazamientos por todo el territorio autonómico y ha pedido criterios comunes para la educación y el uso de mascarillas, al tiempo que ha instado a la cogestión de la renta mínima vital entre Gobierno y autonomías y a que se comuniquen los criterios para pasar a la fase 2.

El plan B de Casado

El presidente del PP, Pablo Casado, ha compartido este domingo por su parte con los líderes autonómicos del partido su programa Activemos España, que viene a ser su plan B frente a la decisión del Gobierno de solicitar la prórroga del estado de alarma provocado por la crisis del coronavirus.

Casado se reunió este sábado por videoconferencia con los presidentes autonómicos del PP para darles cuenta de este plan para una desescalada ante el coronavirus, y ayer hizo lo propio con los líderes regionales del partido.

Una cita en la que unos y otros ha reivindicado las recetas de los populares en la desescalada, que pasan por un pacto de Estado por la Sanidad, por la protección del empleo dotando de más liquidez a pymes y autónomos, por una reducción de impuestos y burocracia, y por el pago inmediato de todos los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), como así lo ha señalado el propio Casado en un comentario publicado en su cuenta personal de Twitter y recogido por Europa Press.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios