Violencia machista

Prisiones se opuso a la libertad del presunto asesino machista de Zaragoza

  • El hombre ha matado a la abogada que lo defendió por matar a tiros a su mujer en 2003 y con la que ahora tenía una relación sentimental.

Concentración en el Ayuntamiento de Zaragoza Concentración en el Ayuntamiento de Zaragoza

Concentración en el Ayuntamiento de Zaragoza / Javier Cebollada, EFE

Un juez de Vigilancia Penitenciaria acordó en 2017 y con la oposición de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Zuera la libertad condicional del hombre que ha matado en Zaragoza a la abogada que lo defendió en otro asesinato machista y con la que ahora tenía una relación sentimental.

Fuentes penitenciarias han indicado que esa decisión se tomó contra el criterio de la prisión, al igual que ocurrió en 2011 cuando el recluso, José Javier Salvador Cano, fue clasificado en tercer grado (semilibertad).

En 2013 fue trasladado de la cárcel de Teruel al Centro de Inserción Social (CIS) de Zuera (Zaragoza), donde trabajaba y dormía en prisión. En enero de 2017 salió en libertad condicional con la oposición de la junta de la cárcel de Zuera y en 2021 habría recuperado la libertad.

Desde 2017, eran los servicios sociales los que se encargaban de su seguimiento y entrevistas, según ha dicho en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez.

José Javier Salvador Cano fue condenado por matar en 2003 de nueve tiros a su mujer en La Puebla de Híjar (Teruel). Este jueves se suicidó tras asesinar a Rebeca Santamalia Cáncer, de 47 años y madre de un hijo, que le defendió en ese proceso y con la que mantenía una relación sentimental, ha explicado la delegada.

El relato de los hechos

Según el relato de los hechos que ha hecho la delegada del Gobierno en Aragón, a las 21:00 del jueves el marido de la abogada avisó a la Sala 091 de Zaragoza de que su esposa no había regresado a casa, tras lo que agentes de la Policía hablaron con el entorno de Rebeca Santamalia, que les encaminó hasta un domicilio de la calle Pradilla de la capital aragonesa, propiedad de su supuesto asesino.

Al no responder nadie ni al teléfono ni en el domicilio, los agentes localizaron a la hermana de José Javier Salvador Cano y entre las 04:00 y las 04:30 horas hallaron en el interior de la vivienda a la abogada asesinada "con evidentes signos de arma blanca".

Anteriormente, alrededor de la medianoche, un coche Z de la Policía Nacional había visto caminar por el viaducto nuevo de Teruel a un hombre que echó a correr cuando los agentes se dirigieron hacia él y que desapareció arrojándose al vacío. El hombre, que llevaba gran cantidad de dinero encima, no portaba documentación pero fue identificado por las huellas como José Javier Salvador Cano, propietario del piso de Zaragoza en el que se encontró a Rebeca Santamalia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios