Sociedad

Sánchez pedirá una prórroga de un mes más del estado de alarma

  • La vicepresidenta Calvo ha llamado a todos los portavoces menos el de Vox para pedir su apoyo

  • Casado sigue en el ‘no’ y presenta su plan alternativo al “modelo caótico y partidista” del Ejecutivo 

El líder del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa telemática que ha ofrecido este martes en Madrid. El líder del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa telemática que ha ofrecido este martes en Madrid.

El líder del PP, Pablo Casado, durante la rueda de prensa telemática que ha ofrecido este martes en Madrid. / Tarek (EFE)

Si no quieres café, toma dos tazas... El Gobierno ha sacado a duras penas la cuarta prórroga del estado de alarma con la ayuda de Ciudadanos y ahora Pedro Sánchez no sólo se dispone a solicitar una quinta dilatación al Congreso sino que además s planea que sea de un mes y no de quince días como ha venido sucediendo hasta ahora.

El presidente del Gobierno está manejando esta opción y se la planteará a los grupos parlamentarios, para allanar el camino del acuerdo, según han informado fuentes del Ejecutivo al diario digital El Confidencial.

La extensión, que se estiraría hasta finales de junio, serviría al presidente para cubrir todo el proceso de desescalada, como mando único antes de que España entre en lo que se ha denominado la “nueva normalidad”.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, está haciendo una ronda con todos los portavoces parlamentarios, incluido el PP, pero dejando fuera a Vox, para tratar de negociar con ellos una nueva prórroga del decreto de alarma más larga, ya no de dos semanas sino de un mes, para tener margen para terminar la desescalada, que debería estar concluida a finales de junio, según las previsiones del Ejecutivo.

Esta posibilidad, ha estado encima de la mesa del Gabinete de coalición del PSOE y Unidas Podemos muchas veces, incluso en la primera prórroga, pero Sánchez la había descartado hasta ahora para buscar un refrendo parlamentario más garantista cada dos semanas.

Pero el Gobierno ha cambiado de opinión presionado por las crecientes complicaciones aritméticas parlamentarias con las que se topa al someter a votación en la Cámara Baja cada quince días este asunto y ve margen legal para ampliar el estado de alarma más allá de ese plazo que se viene marcando desde que lo instaurara el 14 de marzo.

Artículo 116 de la Constitución

El artículo 116 de la Constitución fija ese plazo para las prórrogas. “El estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración”, señala ese artículo.

La ley que lo desarrolla, de 1981, permite esas prórrogas más largas, según el Ejecutivo, y de hecho ya hay un antecedente de una de un mes en 2010, con la crisis de los controladores. El artículo 6.2 de esa ley de 1981 señala: “En el decreto se determinará el ámbito territorial, la duración y los efectos del estado de alarma, que no podrá exceder de quince días. Sólo se podrá prorrogar con autorización expresa del Congreso de los Diputados, que en este caso podrá establecer el alcance y las condiciones vigentes durante la prórroga”.

Ahí entra el el PP, que ha seguido este martes exigiendo el fin del estado de alarma. En una rueda de prensa de dos horas, en las que ha contestado las preguntas de 20 periodistas que siguen de forma habitual la información del los populares, Pablo Casado ha propuesto además un plan de desescalada alternativo, que no sea “caótico y partidista”, como el actual.

Mascarillas obligatorias

El jefe de la oposición presentó su plan alternativo al estado de alarma, que se prolonga desde el 14 de marzo, que incluye medidas como el uso obligatorio de mascarilla al salir a la calle o un pacto de Estado de Sanidad que bautizó como ‘Pacto Cajal’ en honor al Premio Nobel.

Casado ha subrayado que “el confinamiento no puede ser eterno” y, tras aludir a los “recortes” que aplicó el presidente del Gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, ha enfatizado que el PP plantea “soluciones de futuro” para “evitar el rescate” de España.

El Gobierno le ha replicado que su rechazo al estado de alarma va contracorriente del consenso internacional. “En todos los países del mundo donde se ha producido un confinamiento se está produciendo una salida ordenada”, según ha expuestop la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero.

La pelota para prorrogar el estado de alarma volverá al tejado de Ciudadanos, que ya sacó del apuro a los socialistas en la cuarta prórroga hasta el 24 de mayo, la semana pasada, con 178 votos a favor, 75 en contra y 97 abstenciones.

Arrimadas y Sánchez se comprometen a seguir explorando acuerdos para vencer al virus

En virtud de esa nueva entente, Sánchez, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, han iniciado este martes el diálogo al que se comprometió el Ejecutivo en las negociaciones a cambio de ese apoyo vital.

Tras el encuentro, Moncloa ha informado de que ambos “han expresado su voluntad de seguir trabajando para la consecución de acuerdos futuros que permitan vencer al virus y contribuir a la reconstrucción económica y social del país”.

Abstenciones clave

Ahora todo depende mayormente de Cs y del PNV. Si los nacionalistas vascos no votaran sí la próxima semana, Sánchez sólo tendría 172 apoyos (necesita 176 para la mayoría absoluta), contando con el sí naranja (10). Es decir, entraría en terreno resbaladizo, ya que si el resto del arco parlamentario bajara su pulgar se encontraría con 178 votos en contra y el fin del estado de alarma.

Las abstenciones podrían ser la clave. ¿Y quién lo hizo en la última votación? EH Bildu (5), Navarra Suma (2), Foro Asturias y el BNG.

Además del PP, claro, pero los conservadores tienen más que claro que van a pasar de la abstención al no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios