Sociedad

Un cura de Zaragoza sigue en activo pese a ser condenado por tener pornografía infantil

  • La Iglesia asegura que Saldaña tiene disposición de rehabilitarse y que se encarga de tareas administrativas, aunque ha sustituido ocasionalmente a un compañero por enfermedad.

Ángel Luis Saldaña, el cura de Maluenda (Zaragoza) que fue detenido y condenado en 2011 por posesión de pornografía infantil, está en activo, ejerciendo puntualmente en algunos pueblos de la provincia, porque según el vicario general de la diócesis de Tarazona está "rehabilitado" y "ha cumplido" su pena.

El vicario general, Esteban Arana, ha confirmado que el sacerdote, de 48 años, ha sustituido puntualmente, un fin de semana, al párroco titular de algunos municipios de la diócesis, como Saviñán, Paracuellos de la Ribera y Embid de la Ribera, según adelantó la cadena Ser.

Saldaña, entonces párroco de Maluenda, fue detenido el 15 de marzo de 2011 por presunta posesión de archivos informáticos de pornografía infantil, y pocos meses después fue condenado a una pena de menos de dos años de prisión, pero no ingresó en la cárcel al no tener antecedentes penales.

Esteban Arana ha precisado que el párroco "solo" fue acusado por poseer archivos de pornografía infantil, pero "en ningún momento" de cometer abusos "ni otra cosa". Ahora, aunque no tiene "responsabilidades pastorales", trabaja en la Diócesis de Tarazona y se encarga de tareas administrativas, pero en "algún momento" puntual ejerce el ministerio para "ayudar" o "colaborar". Según Arana, el proceso civil, el penal y el canónico en este caso "está concluido, gracias a Dios" y Saldaña es, "afortunadamente", una persona "con disposición a rehabilitarse" y que está sometida a "seguimiento" en la diócesis.

Tras la detención y la condena, la "prudencia" llevó a los responsables de la diócesis a no encomendarle una parroquia ni tareas pastorales, y sólo ha sustituido a un compañero enfermo "en un momento puntual". Por este motivo, Arana ha mostrado su sorpresa por que el asunto "haya vuelto a salir en los medios". Se trata, ha reconocido, de un asunto "triste, delicado y desagradable", y aunque ha asegurado que hay que aplicar las leyes civiles, también ha insistido en que los procesos están "cubiertos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios