Naturaleza

Los abejorros polinizadores de cultivos invaden el hábitat de los nativos

  • Los insectos comerciales se ven favorecidos, ya que se desplazan también a las zonas donde habitan los autóctonos y comparten con los autóctonos su hábitat

Los abejorros polinizadores invaden el hábitat de los nativos Los abejorros polinizadores invaden el hábitat de los nativos

Los abejorros polinizadores invaden el hábitat de los nativos / Luis Tejido

Los abejorros polinizadores de cultivos, que producen frutos y semillas y criados por el ser humano, invaden el hábitat de los nativos, desplazándose hacia los pinares para alimentarse del néctar y polen de las plantas silvestres, que es la base de la alimentación de las especies autóctonas.

“Hemos confirmado que en lugares con muchos invernaderos, los insectos comerciales están más presentes. En cambio, la presencia de los nativos desciende. Debemos seguir estudiando qué implicaciones ecológicas pueden tener estos patrones para la fauna y flora local”, indica Alejandro Trillo, investigador de la Estación Biológica Doñana de la Fundación Descubre.

Los insectos comerciales se ven favorecidos, ya que se desplazan también a las zonas donde habitan los autóctonos y comparten con los autóctonos el hábitat adyacente, según los investigadores de la Estación Biológica de Doñana-CSIC y de la Universidad de Almería en el primer estudio realizado en los campos de fresa de Huelva.

Los abejorros se mueven hacia los pinares para alimentarse del néctar y polen de las plantas silvestres. Los abejorros se mueven hacia los pinares para alimentarse del néctar y polen de las plantas silvestres.

Los abejorros se mueven hacia los pinares para alimentarse del néctar y polen de las plantas silvestres. / Fundación Descubre Andalucía

Conclusiones del estudio

Por un lado, han confirmado que parte de los abejorros usados para polinizar cultivos de frutos rojos se mueven hacia los pinares para alimentarse del néctar y polen de las plantas silvestres, base de la alimentación de las especies autóctonas. 

Por otro lado, han verificado tras una observación en las dos estaciones principales en las que se cultivan los frutos rojos, que en invierno, cuando las fresas comienzan a florecer y se empiezan a emplear colonias, la densidad de los comerciales en los pinares es mayor que la de los nativos.

Mientras que en primavera, a pesar de que el uso de abejorros introducidos desciende, estos siguen presentes en las áreas adyacentes, probablemente atraídos por una mayor disponibilidad floral. Tanto foráneos como autóctonos se alimentaron de plantas similares.

¿Cuándo comenzó la polinización humana?

A finales de los ochenta se empezó a criar abejorros para su uso en la polinización de cultivos de tomate. Su éxito en estos cultivos, su fácil manejo y su capacidad de trabajar cuando las condiciones climáticas eran adversas, promovieron la producción masiva de estos insectos y su comercialización y uso en más de 20 tipos de plantaciones a nivel mundial.

A pesar de su utilización en plantaciones acotadas, con frecuencia escapan y se extienden a hábitats naturales cercanos, ya que estas áreas suelen proporcionar flores más diversas. Este hecho conlleva que aumente la probabilidad de interacciones competitivas con especies locales.

El uso de polinizadores comerciales se ha vuelto cada vez más común en la mayoría de cultivos que producen frutos y semillas. Por lo que resulta fundamental desarrollar nuevos estudios para optimizar su uso con el fin de reducir su traspaso a los hábitats naturales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios