Sociedad

Coronavirus en España: Las farmacias apechugan con las mascarillas caras

  • Sanidad descarta compensaciones para las boticas que las hayan adquirido a un precio superior a los 96 céntimos que ha fijado

Una dependienta con mascarilla despachando al público con mascarilla. Una dependienta con mascarilla  despachando al público con mascarilla.

Una dependienta con mascarilla despachando al público con mascarilla. / EFE

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dijo ayer que no habrá ningún tipo de compensación para las farmacias que hayan adquirido mascarillas a precios superiores a los 96 euros establecidos, aunque consideró que, dada la demanda de este producto, no cree que exista mucho stock.

Así lo afirmó en rueda de prensa junto con el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, en la que subrayó que las mascarillas quirúrgicas, que son las que tienen un precio máximo fijado de 0,96 euros por unidad, "va a ser ejecutiva desde el momento que sea ejecutiva y no habrá ningún tipo de compensación".

Illa destacó el "muy buen papel" que está haciendo la red de farmacias de España y consideró que, dado que este tipo de mascarillas son un producto muy demandado, "entiendo que ninguna de ellas tendrá stock de este producto que ha ido teniendo salida en el mercado".

El ministro aseguró, además, que su departamento ha recuperado "hasta el último céntimo" de los 17 millones de euros del coste de las mascarillas Garry Galaxy -un lote de las cuales resultó defectuoso- que compró a través una empresa que figura en la lista oficial de suministradores autorizados por el Gobierno chino.

Por su parte, Iglesias se refirió a la capacidad del país para fabricar su propio material de protección para profesionales sanitarios, mascarillas o test de diagnóstico y dijo que la política industrial se tiene que redefinir.

"No puede ser que la cuarta economía de la zona euro, si viene una pandemia como ésta, no tenga capacidad para producir respiradores suficientes para las UCI o para producir todos los equipos de producción individual y que tengamos que vernos en una situación de desorden global", advirtió.

Iglesias se refirió a la situación del mercado internacional donde a su juicio hay "poco menos que una guerra caníbal por ver quién consigue las mascarillas" y donde "los especuladores y los buitres pretenden hacer el agosto a consta de la salud de los ciudadanos".

En ese contexto, en el que los Gobiernos no tenían capacidad ni para fabricar respiradores imprescindibles para las UCI, Iglesias destacó cómo ha surgido un movimiento de solidaridad de empresas y trabajadores, como los de la factoría de Martorell, que ha puesto encima de la mesa los límites de la industria española para responder a una situación así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios