Sociedad

El fiscal pide 4 años de cárcel para los trabajadores que invadieron El Prat

  • La protesta de los empleados de Iberia provocó el caos en la operación salida de 2006

La Fiscalía pide penas de hasta cuatro años de prisión para 27 trabajadores de Iberia que en julio de 2006 invadieron las pistas de aterrizaje del aeropuerto de El Prat (Barcelona) en una huelga salvaje que sumió esta instalación en el caos en plena operación salida por las vacaciones de verano.

En su escrito de acusación, el fiscal imputa a los empleados un delito contra el tráfico aéreo, desobediencia grave y resistencia a la autoridad -alternativamente desórdenes públicos- y pide que se condene a 25 de ellos a penas de tres años de cárcel y de cuatro a los dos presuntos cabecillas, sindicalistas de UGT, que alentaron las movilizaciones. Para otros 23 trabajadores imputados por la invasión de las pistas, que afectó a más de 100.000 pasajeros y a 600 vuelos, la acusación pública pide el archivo de la causa por considerar que su participación en la protesta no está "suficientemente justificada".

El fiscal mantiene que con su actuación, que paralizó totalmente el tráfico aéreo, los procesados crearon "un grave riesgo para las aeronaves que trataban de acceder al aeropuerto o de despegar del mismo" y sembraron el "caos y el pánico" entre los pasajeros hasta motivar la intervención de los servicios de emergencias.

La invasión de las pistas del aeropuerto de Barcelona, que obligó a cerrar El Prat durante once horas, fue secundada el 28 de julio de 2006 por cerca de 400 trabajadores del servicio de tierra de Iberia que veían peligrar sus empleos porque la compañía aérea acababa de perder el concurso de "handling".

Según la Fiscalía, la huelga salvaje se inició tras una asamblea que fue convocada por Omar M., en la época secretario general de política institucional de la Federación de Transportes de UGT, y José Luis G., miembro del comité de empresa y secretario general de la Federación de Transportes del mismo sindicato en la comarca barcelonesa del Baix Llobregat.

En las primeras horas, la huelga tuvo carácter pasivo: los empleados no recogían ni llevaban las maletas, con lo que colapsaron las cintas de facturación, y tampoco atendían a los aviones que llegaban, por lo que muchos pasajeros permanecieron durante horas en las aeronaves hasta que ser evacuados, según la calificación fiscal.

En la asamblea, los dos cabecillas sindicales "incitaron a los trabajadores a dar un paso más en sus reivindicaciones mediante la ocupación de las pistas de aterrizaje y despegue, a sabiendas del riesgo que ello suponía para los usuarios del aeropuerto", mantiene el fiscal en sus conclusiones provisionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios