Sociedad

Al menos 14 muertos tras un tiroteo en el estado de Nueva York

  • El autor de la matanza, que luego se suicidó, había retenido a unas 40 personas dentro de un centro para inmigrantes en Binghamton

El jefe de la Policía de Binghamton, Joseph Zikuski, confirmó ayer que son 14 los fallecidos y cuatro los heridos en el tiroteo ocurrido en las instalaciones del centro de asistencia a inmigrantes y refugiados American Civic Association de la localidad de Binghamton, en el noreste del estado.

Zikuski, en una conferencia de prensa, indicó que entre esas víctimas "podría estar" el agresor e indicó que 37 personas fueron rescatadas del edificio, de donde también se recuperaron dos armas

El atacante había herido a varias personas y había tomado como rehenes a unas cuarenta. Según varios medios locales, las autoridades policiales han detenido a dos hombres en el edificio.

Asimismo, agregaron que al menos cinco personas han sido trasladadas a diversos centros hospitalarios en donde, al cierre de esta edición, estaban siendo atendidas de heridas de diversa consideración, incluyendo intervenciones quirúrgicas.

El autor del tiroteo era un hombre de 41 o 42 años y de etnia asiática, y no un joven de unos 20 años como se había dicho previamente.

Voong, también conocido como Linh Phat Voong, mantuvo a decenas de personas secuestradas durante horas, después de iniciar un tiroteo sobre las diez de la mañana, hora local. Las primeras informaciones indicaban ya que terminó por dispararse a sí mismo.

El hombre era de Johnson City, también en el estado de Nueva York, e iba vestido con chaqueta verde de nylon y gafas de pasta negras. Su cuerpo fue encontrado por los agentes que consiguieron acceder al edificio. Además, se ha informado de que el hombre aparcó su coche en la puerta principal para bloquear la huida de los rehenes que tomó una vez inició su asalto.

Las primeras declaraciones oficiales sobre la cantidad de muertos se produjeron unas cuatro horas después a través del gobernador de Nueva York, David Paterson.

Al parecer, el agresor hizo una prueba de ciudadanía antes de la masacre. No se sabe aún si la Policía mantuvo contacto con el secuestrador.

En un momento también se informó que las autoridades habían convocado a un traductor vietnamita para al parecer facilitar las negociaciones con el secuestrador.

Las imágenes de televisión mostraban ayer el exterior de ese edificio, ubicado en el centro de la pequeña localidad de Binghamton, a unos 220 kilómetros de la ciudad de Nueva York, rodeado de fuertes medidas de seguridad, así como de ambulancias.

Por otro lado, la Policía ha encontrado dos armas, una de ellas una pistola 9 milímetros, recuperada por un equipo de los grupos de Armas y Tácticas Especiales (SWAT, en inglés) SWAT dentro del centro.

Un portavoz del hospital cercano a esa ciudad indicó ayer que allí estaban tratando a dos mujeres y un hombre, uno de ellos en estado de pronóstico grave y que la mayor parte de las víctimas permanecían todavía en el edificio.

Por su parte, el alcalde de Binghamton, Matthew Ryan, indicó al diario local The Binghamton Press & Sun Bulletin que "un hombre armado con un rifle" estaba en el edificio del centro social, y que los apartamentos de alrededor fueron evacuados.

Las televisiones han difundido también imágenes, a través de Google Earth, que muestran la ubicación exacta del centro y la presencia de un automóvil aparcado bloqueando su salida trasera.

A ese respecto, el ex comandante del SWAT, Howard Robertson, explicó a la CNN que el que el hombre hubiera dejado su propio coche bloqueando la puerta trasera del edificio podría ser indicio de que planeaba una huida.

"Con ese coche se va a tener mucha información porque se podrá saber quién es con exactitud e incluso ir a su casa para saber más de él, qué planes tenía, con qué armas cuenta, cómo lo había planeado todo", explicó en declaraciones a esa televisión. Añadió que "seguramente permitirá a la Policía ponerse en contacto con sus posibles familiares o amigos, interrogarlos y saber si está enfadado por algo, si tiene novia o pareja o saber si hay algo en lo que cree".

Por su parte, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, se refirió ayer al crimen y dijo que es necesario tomar medidas para evitar esta "violencia sin sentido".

Hace apenas unos días, el 29 de marzo pasado, un hombre de 45 años causó un baño de sangre en un hogar de ancianos en la ciudad de Carthage, estado norteamericano de Carolina del Norte, en donde mató a tiros a ocho personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios