Contenido patrocinado

“La conectividad es fundamental”

  • Entrevista a Manuel Rosell, gerente de Carlos Rosell S.L.

En la imagen, Manuel Rosell. En la imagen, Manuel Rosell.

En la imagen, Manuel Rosell.

-¿Cómo se ha vivido en una empresa pyme de índole familiar como la suya los avatares de la crisis del coronavirus?

-Han sido tiempos bastantes difíciles para todos en lo laboral y lo profesional, pero no sé si debido a la suerte o habilidad, aunque me gusta creer que un poco de las dos cosas, estamos capeando bastante bien el temporal. Hemos conseguido no tener que hacer ningún despido, ni ERTE y me gustaría aprovechar para agradecer el compromiso y profesionalidad de mis empleados. Gracias a ellos, nuestros clientes ni si quiera han sido conscientes de que casi la totalidad de la empresa ha estado teletrabajando.

-¿Ha sido la suya una de las empresas del Puerto de Cádiz que ha sabido sortear la crisis del Covid-19 sin mermar sus beneficios?

-No diría tanto, pero sí que hemos sido capaces de mantener nuestros números a pesar del virus. Hemos tenido la suerte de que muchos de nuestros mejores clientes se encuentran en sectores claves que apenas se han visto afectados por la crisis sanitaria.

-¿La inestabilidad internacional y el resurgir de las fronteras sanitarias están dificultando en demasía su actividad?

-Para que los empresarios inviertan y la economía se desarrolle es necesario tener entornos estables y seguros. En estos momentos de gran incertidumbre es lógico que la inversión se contraiga y que al mismo tiempo también lo haga la demanda. Es la pescadilla que se muerde la cola, si no hay inversión no hay empleo y si no hay empleo no hay demanda ni consumo. Todo el mundo se asusta y los países y las empresas vuelven a políticas restrictivas y conservadoras. Si es o no la solución correcta el futuro lo dirá.

-¿De qué manera ha afectado la ausencia total de cruceros desde el mes de marzo para las empresas de este sector?

-Tenemos algunos buenos clientes y amigos que han visto muy afectada su actividad de negocio. Por fortuna, el sector de cruceros no es de los que más peso tiene en nuestra cartera de clientes.

-¿Cree que la bajada de tasas y el aumento de las bonificaciones portuarias llegan a tiempo?

-Todas las medidas que se tomen para ayudar a la economía suman y cuanto antes lleguen más empresas será posible salvar en esta difícil coyuntura. Si llegan o no a tiempo, quizás podamos valorarlo en unos meses cuando veamos como se ha mantenido la actividad portuaria y en qué situación se encuentran las empresas que vivimos de ello.

-¿Infraestructuras como el nuevo PIF o la nueva terminal de contenedores se están haciendo esperar demasiado?

-Es necesario tener infraestructuras que permitan atraer clientes e inversores, por lo que estas infraestructuras son esperadas como agua de mayo para poder dar un nuevo impulso al Puerto de Cádiz que, desgraciadamente en estos últimos años, ha pasado por algunos de los peores momentos de su historia. Aunque también es cierto que en los últimos meses hay que celebrar que han llegado noticias muy positivas del aterrizaje de nuevas navieras y clientes a nuestra plataforma portuaria.

-¿La licitación del tren de La Cabezuela abre nuevos horizontes?

-En el mundo de la logística uno de los aspectos más importantes es la conectividad. El ferrocarril a día de hoy se está convirtiendo en un requisito indispensable para dicha conectividad y los puertos que quieran ser competitivos y sobrevivir, necesitarán tener conexiones ferroviarias. Por ello, creo que el tren de La Cabezuela es un requisito indispensable que nos permitirá mostrar una oferta atractiva a las navieras y operadores que quieran apostar por el Puerto de Cádiz.

-¿El empeño por que Cádiz aparezca en el mapa del Corredor Atlántico redunda en positivo para empresas como la suya?

-Es imposible atraer clientes y operadores si no estamos en ese mapa, y más difícil si cabe realizar acciones comerciales. Figurar en ese eje de negocio resulta capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios