Previsiones 2021

Privacidad: más datos y regulación

  • Los expertos creen que los gobiernos serán más activos con respecto a la protección de datos

En 2021 habrá una mayor conciencia sobre la necesidad de proteger los datos.

En 2021 habrá una mayor conciencia sobre la necesidad de proteger los datos.

El año 2020 ha mostrado la importancia que han adquirido las infraestructuras conectadas y los servicios digitales para el funcionamiento diario de la sociedad. Y esto ha llevado a un cambio de actitud hacia la privacidad y la forma en que los ciudadanos, las organizaciones y los gobiernos han llegado a considerarla. Karpersky ha presentado un nuevo informe al respecto en el Día Internacional de la Privacidad de Datos, en el que ofrece sus previsiones para este nuevo año, en las que destaca una tendencia clara: el choque de fuerzas opuestas. Los proveedores de todo tipo empezarán a recopilar más datos y cada vez más diversos, mientras que los gobiernos responderán con nuevas normativas y los usuarios empezarán a considerar la privacidad como una propuesta de valor por la que están dispuestos a pagar.

Según las previsiones, la privacidad del consumidor será una propuesta de valor y en la mayoría de los casos costará dinero. El aumento de la recopilación de datos durante la pandemia y la creciente agitación política que ha afectado a las plataformas digitales han generado un rápido aumento de la concienciación sobre la recopilación indebida de datos. A medida que un mayor número de usuarios busca preservar su intimidad, las organizaciones responden con productos centrados en garantizar su privacidad, que también crecerán en número y diversidad. Además, los proveedores de dispositivos de salud inteligentes recopilarán cada vez más datos de diversa índole y los utilizarán con distintos fines.

Los datos recogidos en las aplicaciones de fitness o de control de la tensión arterial y otros dispositivos proporcionan una información tan valiosa que incluso se ha utilizado en casos judiciales, sin olvidar a vendedores y aseguradoras, que también los consideran muy útiles. Y dado que la salud se está convirtiendo en una preocupación pública cada vez mayor, la demanda de este tipo de datos seguirá creciendo.

Los gobiernos, vaticinan los expertos, van a ser cada vez más recelosos con la acumulación de datos por parte de las grandes empresas, por lo que adoptarán un papel más activo en la regulación. Tener acceso a los datos de los usuarios abre un enorme abanico de oportunidades: desde la lucha contra el abuso de menores hasta hacer más eficiente el tráfico urbano o para silenciar la disidencia. Sin embargo, como la mayoría de las organizaciones privadas se niegan a compartir estos datos, los gobiernos responderán sin duda con más regulaciones que obstaculicen la privacidad online, y surgirá y se incrementará el debate en torno a las tecnologías de preservación de la privacidad, como el cifrado de extremo a extremo, el DNS sobre HTTPS y las criptomonedas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios