TV-Comunicación

Alf y Morfeo comparten el mejor intermedio

  • El personaje de Laurence Fishburne protagoniza el 'spot' más celebrado de esta Superbowl.

Fueron una treintena de spots que condensan lo más brillante de la creatividad publicitaria estadounidense y de su mejor concepto de televisión. El intermedio de la Superbowl, final celebrada el pasado domingo presumiblemente ante un centenar de millones de espectadores, es el escaparate más caro, y a la vez más original, del año en toda la televisión mundial.

Y cada vez es más difícil impactar para las empresas de refrescos y coches que invaden esos gloriosos minutos. Pepsi, como patrocinadora del número estelar de Bruno Mars, se obligaba a ser la más ambiciosa con un Nueva York convertido en instrumento musical. Pero el más celebrado spot de la noche estuvo a cargo de Kia, que tomaba prestado al personaje Morfeo de la saga Matrix, interpretado por Laurence Fishburne, y que glorioso interpreta el aria Nessun Dorma mientras todo se derrite y explota a su alrededor. Otros rescates en la noche fueron el de Hulk Hogan y emblemas ochenteros como el alienígena Alf para una tienda de aparatos tecnológicos. La rana Gustavo y otros compadres de Los Teleñecos fueron fichados por Toyota, Bruce Willis también habló de seguridad vial para otra firma de automóviles y los protagonistas de Seinfeld también se reencontraban. Arnold Schwarzenegger intentaba hacerse el gracioso jugando al ping pong con un anónimo, para Bud Light.

Entre las estrellas actuales John Galecki, Leonard en Big Bang, intentaba ligar en un Hyundai y Scarlett Johansson se daba a la bebida, a Sodastream, un refresco con el que ha sido infiel a los de cola. Coca Cola volvió a apelar al sentimiento patriota ternurista (It's beautiful es el lema) y la cerveza Budweiser relataba el cuento de un cachorro que se convierte en amigo inseparable de un caballo, el spot más enternecedor de la noche junto al de Axe. El desodorante optó por imaginar cómo las dictaduras y las guerras pueden cambiar de argumento si introducen el elemento del amor: un mensaje con humor hacia la causa de Obama. Junto al de Kia fue el más conseguido de esa tarde deportiva.

Doritos, que en otras ocasiones había sido el más gamberro de este ntermedio, jugaba con el espíritu infantil que todos llevamos dentro con un sorprendido viajero en el tiempo metido en una caja de cartón. El humor estaba más cuajado en los ángeles que trabajan para Volkswagen y el doberhuahua (un chihuahua con cabeza de doberman) concebido para anunciar los Audi. Los alemanes volvieron a dar la sorpresa en Estados Unidos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios