TV-Comunicación

Cata y El Duque, un amor que revolucionó la ficción

  • 'Sin tetas no hay paraíso' regresa esta tarde a Divinity diez años después de su estreno

Amaia Salamanca y Miguel Ángel Silvestre, los protagonistas de la serie. Amaia Salamanca y Miguel Ángel Silvestre, los protagonistas de la serie.

Amaia Salamanca y Miguel Ángel Silvestre, los protagonistas de la serie. / mediaset

Hay series de televisión que son recordadas por las historias de amor que engancharon a la audiencia. Una de ellas es Sin tetas no hay paraíso. Divinity recupera hoy a las 15.00 horas la ficción que estrenó Telecinco hace diez años y que marcó a una generación. Cata y El Duque se convirtieron en la pareja del momento. Todavía hoy, ocho años y medio después de su final, la sombra de estos dos personajes persigue a Amaia Salamanca y Miguel Ángel Silvestre. Tras su trabajo en Sin tetas no hay paraíso ambos se han convertido en dos de los actores más reconocidos de nuestro país y nunca les ha faltado el trabajo. Pero por muchos papeles que hagan para los fans de la serie ella siempre será Cata, la joven de 17 años que se mete en un mundo peligroso por amor, y él siempre será El Duque, un hombre atractivo y muy ambicioso que consiguió subir de clase social gracias a sus actividades delictivas. Lo de que un personaje te persiga durante toda tu carrera por mucho que trabajes en Narcos, Velvet o Tiempos de guerra solo ocurre cuando un formato consigue calar en la audiencia. La fórmula de la relación entre el chico malo de voz rasgada y la chica inocente que se vuelve rebelde funcionó tan bien que en sus tres temporadas consiguió una cuota de pantalla de un 24% de media. Amaia y Miguel Ángel no son los únicos actores que vieron en esta serie la plataforma para encontrar un hueco en la ficción española. También tienen mucho que agradecer a esta ficción María Castro, que daba vida a La Jessi, o Álex García, que interpretó a José Moreno. Aunque no son tan recordados por su trabajo en esta serie también formaron parte de su reparto Thais Blume, Xenia Tostado, Antonio Velázquez, Cuca Escribano o Fernando Guillén Cuervo, que aportaron mucho valor a la historia. Esta versión de una telenovela colombiana fue una de las primeras que se atrevió a abordar el tema del narcotráfico en la ficción para televisión de nuestro país, tan de moda en la actualidad. Hasta ese momento el de los narcos era un tema apenas se había tratado y en la serie apostaron por un protagonista narcotraficante. Otra de las claves del éxito fue el tratar de forma explícita temas como el sexo, las drogas, la prostitución, la silicona o el dinero.

Tal era el éxito de la serie que para evitar filtraciones sobre cómo terminaría, Telecinco decidió grabar dos finales muy distintos, algo que hasta el momento solo había hecho Médico de familia. También fue una de las primeras series que llevó el final de su primera temporada al cine para que sus seguidores pudiesen visionarlo en compañía de sus actores. Y tras su final las ventas de los dvd que contenían los capítulos de la serie se dispararon. Ahora en Divinity Sin tetas no hay paraíso intentará reconquistar a sus seguidores y calar en una nueva generación. Algo que no será complicado porque aunque ya hayan pasado diez años desde que se emitió, su fórmula de unir el narcotráfico y el amor no ha pasado de moda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios