Visto y Oído

Antonio Sempere

(H)AMPA

Se nota que Félix Sabroso está detrás de los nuevos productos de ficción de Mediaset. En Señoras del (h)AMPA encontré muchos vínculos con aquella joyita que Sabroso y Dunia Ayaso escribieron y dirigieron para TVE, Mujeres. Disfruté mucho viendo su capítulo inicial, con las grandísimas Toni Acosta, Marta Belenguer y Mamen García.

Me acordé mucho de Ola de crímenes, la comedia de Gracia Querejeta producida también por Mediaset. Y me preguntaba si esta película que se estrenó en cines no hubiese quedado mejor como producto televisivo, al tiempo que me planteaba qué recaudación habría obtenido en salas Señoras del (h)AMPA, el largo.

Y es que transcurrida la mitad del año 2019 el cine español sigue en barbecho. A estas alturas, salvo Dolor y gloria de Almodóvar no hay ninguna película que podamos situar como candidata a los Premios Goya. Sí. Es cierto que en otoño vendrán Amenábar con Mientras dure la guerra, Benito Zambrano con Intemperie y la propia Gracia Querejeta con Invisibles para salvar los muebles. Pero el panorama no puede ser más desalentador.

La televisión está haciendo mucho bien a los profesionales del audiovisual, dándoles trabajo a espuertas. A cambio de arrasar el cine, y a estas alturas sería bueno que lo reconociéramos. Basta con ver el par de estrenos de cine francés que llegan cada fin de semana a nuestras carteleras para que nos sintamos avergonzados. ¿Por qué el cine español no puede producir películas como Gracias a Dios, En buenas manos, Clara y Claire o Mentes brillantes? ¿Se imaginan lo que podría haber salido de una comedia como Sobre ruedas en versión española?

Y una última pregunta: ¿dónde está todo aquel cine español de tamaño medio, ese que hacían de Imanol Uribe a Miguel Albaladejo años atrás? No existe porque se estrella en taquilla, sin contemplaciones.

Los directores de cine se han ido a la tele, a comer bien.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios