TV-Comunicación

Javier Bardají trazó la línea

  • El director general de Atresmedia timonea un grupo con señas de identidad reconocibles y respetadas

El director general de Atresmedia, Javier Bardají. El director general de Atresmedia, Javier Bardají.

El director general de Atresmedia, Javier Bardají. / atresmedia

Cuando una cadena decide dar el paso de asumir una oferta informativa sólida; con un entretenimiento de vocación familiar renunciando al camino fácil de los cotilleos del corazón o de la construcción de un reality que impregne la parrilla; o creando un tejido de industria de ficción propia, está ejerciendo el rol de una cadena pública, aunque sea privada y mire por los intereses de sus accionistas y rinda cuentas de sus presupuestos al dedillo. A suvez también firma un compromiso con toda la audiencia. De manera evidente ese es el papel que cumple a día de hoy Antena 3, relacionada con la calidad y el respeto. Viene a ocupar el sitio que llegó a disfrutar los mejores tiempos recientes de TVE (con Carmen Caffarel de director general y Fran Llorente al frente de los informativos, por ejemplo) y en todos los aspectos suple lo que fue La 1, que ha perdido el norte de su rol en el mando.

Convertir a Antena 3 en una cadena ajena a lo marrón y a lo negro costó sus riesgos y ha seguido un camino intrincado. Quien ha dirigido todo ese trayecto, desde 2010 hasta hoy, es Javier Bardají Hernando (Barcelona, 1966), director general de Atresmedia y directivo formado en la casa, que además de pulir la imagen de Antena 3 hasta convertirla en la cadena más valorada para el espectador medio, también se puso al frente de la fusión de La Sexta sin que el joven canal perdiera sus señas de identidad, sin cancelaciones de ninguna de sus referencias como Salvados, El intermedio o Al rojo vivo. Al contrario, desde la fusión en el otoño de 2012, el 6 se ha reforzado en la elección, avivó su influencia informativa y aumentó sus contenidos propios, sin perder su propia redacción informativa (una redacción muy joven). Desde algunos sectores políticos han criticado que Atresmedia, la marca surgida tras la fusión, posea dos canales principales tan diferentes en su línea editorial. El equipo de Bardají entendió que una Sexta con fuerza dotaba de más credibilidad a la imagen de todo el grupo. Los canales temáticos de la casa también tienen una parrilla reconocible entre la oferta de la TDT, con un canal de juvenil y de comedia, Neox; otro de telenovelas, con objetivo también hacia el público femenino, Nova (ambos son los más veteranos de las temáticas en abierto, desde 2005); más los recientes Mega, de series, factuals y deporte hacia un universo masculino; y Atreseries, escaparate de las ficciones de la casa.

La fusión de La Sexta se culminó sin que la joven cadena perdiera su línea editorial

Por el camino el equipo de Atresmedia tuvo que afrontar la supresión de canales por un defecto de forma en la concesiones de 2010 por lo que desaparecieron Xplora, La Sexta 3 y Nitro, marcas que estaban muy presentes en los hábitos de la audiencia. Con la actual oferta los canales de Atresmedia reúnen sobre el 27,1%, cuota media de 2016, con un canal menos que su principal competencia, el otro gigante privado en abierto, Mediaset.

Cuando Javier Bardají accedió a la dirección general Antena 3 tenía una media de 11,7% y al cabo de seis años, con un aumento de la oferta y la fragmentación con más soportes de consumo audiovisual, el 3 del mano luce un 12,8% (La Sexta se encuentra sobre el 7%). Para cristalizar su modelo de televisión actual de calidad en ese equipo se encuentran Carlos Martínez, ex directivo de TVE, responsable de contenidos; Mario López, ex directivo de Canal Sur y director de La Sexta; o Sonia Martínez, responsable de la ficción, el pilar fundamental en un prime time líder. La parrilla de Antena 3 no se excede de presupuestos y su rentabilidad publicitaria se gesta desde esa imagen limpia y atractiva para todo tipo de anunciantes (de ahí los intermedios tan concurridos). Se ha levantado una parrilla de espacios diarios de fidelidad como El Hormiguero, los dos seriales, Amar es para siempre y El secreto de Puente Viejo (todo un fenómeno además en Italia); o los tres concursos, La ruleta, Ahora caigo y Boom. El público sabe qué va a hallar en el 3, abriéndose franjas familiares reverdecidas como la del viernes, con Tu cara me suena y su secuela, y unos fines de semana de largometrajes y telefilmes que reúnen a la familia.

La buena imagen de Antena 3 y de Atresmedia, refrendada en distinciones, ajena a las polémicas gratuitas y a la retroalimentación de excesos, es producto de años de ensayos, pruebas y resultados sin perder nunca la línea del objetivo intergeneracional y generalista que marcó desde un primer momento Javier Bardají.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios