TV-Comunicación

Patricia Conde se convierte en el rostro de las rebajas de este año

  • El anuncio es un termómetro de los personajes televisivos que han sido referencia el año anterior

Cuando Carlos Larrañaga y Concha Cuetos anunciaron los descuentos de El Corte Inglés allá por las rebajas después del verano 1992, justo en el estallido de la anterior crisis gorda, se constató que las televisiones privadas ya habían calado en la sociedad española. Los protagonistas de Farmacia de guardia, en Antena 3, y el Emilio Aragón del VIP, fueron los primeros televisivos al margen de un programa de TVE que se convirtieron en personajes anuncio (y grandes paneles en el exterior de los centros comerciales) para la cadena de grandes almacenes.

Aunque el lema de las rebajas también ha estado al alcance de otras figuras ajenas a la presentación de programas, como Los del Río, que incluso hicieron un éxito de su estribillo comercial (estos dos son capaces de sacarle ritmo a una factura de Endesa), los spots de las rebajas se han convertido en un termómetro de la popularidad del momento. Quien hace ese anuncio sabe que está triunfando por todo lo alto en la pantalla y de esta forma 'penetra' en el resto de canales de la competencia.

Quien se ha llevado el honor en el año de la peor crisis económica es Patricia Conde. La aparición de la rubia constata la fortaleza de Sé lo que hicisteis y que la presentadora de La Sexta es una de la chicas que turba más a los espectadores. Sus antecesores forman una galería de grandes nombres del plasma, como Imanol Arias, Ana Duato y otros protagonistas de Cuéntame, Mercedes Milá, varios de los actores de Camera café, como Carolina Cerezuela, Ana Milán o Luis Varela o el ahora inquieto Carlos Sobera. El presentador vasco fue el hilo conductor de las rebajas en el invierno de 2001, a raíz del buen momento del 50x 15 y su ceja arqueada en las tardes de Telecinco. El representante de Sobera pidió 24 millones de pesetas de los que pagó al presentador 16,8 millones, tras cobrar su comisión, aunque le dijo que la cantidad pagada por los almacenes había sido de 21 millones. Ambas partes acabaron en los tribunales y al final el representante fue condenado a pagar lo sisado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios