Formato de divulgación

Las 'Redes' de Eduard Punset que nacieron antes de las redes sociales

  • El divulgador estuvo al frente de su longevo programa de La 2 de 1996 a 2014. Redes 2.0 fue puesto en cuestión por sus contenidos de "pseudociencia" en su último tramo en TVE

Redes existía antes de las redes sociales y fueron precisamente en estos foros donde se puso más en cuestión la deriva del divulgador, con sus libros de autoayuda liderando las listas, y ampliando su aparición al programa Buenafuente además de convertirse en rostro publicitario. Las redes acuñaron la etiqueta  #Punsetadas 

Las apariciones televisivas  de Eduard Punset durante los 80 como eurodiputado centrista, en tiempos de monopolio de TVE en aquellos debates tan serios como La clave, le convirtieron en un personaje popular a nivel usuario. Al concluir su carrera política y reinventarse encontró un destino inevitable en los coloquios y de ahí a conducir uno en La 2 era cuestión de tiempo para el rizado político catalán con un acento tan personal y dado a la imitación.

Redes nace como espacio de encuentro y divulgación científica arrinconado en las noches de La 2 y su aura exquisita le llevó siempre a ser un paradigma de la curiosidad pero nunca del consumo de masas. De producirse en Prado del Rey pasó a Sant Cugat, más cerca de la residencia del conductor y director, que fundó la productora Smart Planet, que facturó el espacio hasta su conclusión. 

Las sesudas reflexiones de los invitados a los espacios de Punset dedicados a la mente, el cosmos, la genética, las nuevas tecnologías y las respuestas  del cuerpo a su entorno se elaboraban con vocación de cercanía aunque la mayoría de los que se acercaban a la revista se quedaban en la cáscara.

La vocación y el destino

Como espacio de la vanguardia científica era también punto de innovación televisiva, en el tratamiento de los contenidos con animaciones en 3D e imágenes inéditas tanto del espacio como del ámbito molecular.A fuerza de permanecer en la parrilla como una isla de Robinson sobre los avances y las encrucijadas de la humanidad se hizo presente aunque poca audiencia realmente siguiera este longevo espacio que se extendió durante 600 entregas durante 18 años.

A fuerza de persistir el formato fue flexible en ir mutando,  como le correspondía a una criatura darwinista en la selectiva televisión comercial. En 2008 Redes pasó a tener una vocación más monográfica e interactiva, Redes 2.0, cuando Eduard abandonó el plató y centró su programa en entrevistas (como a su oncólogo) y fue derivando, de la mano de su hija Elsa, más hacia la autoayuda que hacia la indagación científica; es decir, tendió más a la rentabilidad económica que al firme compromiso divulgativo.

Ya en la etapa del primer presidente RTVE, Luis Fernández, y poco antes del cambio de nombre, el programa de Smart Planet  desapareció de la programación. Durante  ese paréntesis pareció que llegaba el final de etapa. La prolongación no le sentó bien del todo frente a los planteamientos iniciales.  Redes 2.0 vagó por las horas dominicales de La 2. Hasta que en 2012 volvió a recibir la orden de cancelación. Por entonces el divulgador político ya unía su aparatoso pelo a una marca de pan de molde.  Redes 2.0 se había caído de la parrilla por falta de un patrocinador que lo sostuviera en los tiempos de mayor crisis de gestión y financiera de la TVE reciente. Y La solución no vino del pan sino de la ONCE.  Fueron finalmente dos temporadas más en los que  estas Redes de TVE terminaron disipándose cuando más crecían las redes sociales y se alzaban voces que ponían en un brete el contenido de Punset Producciones (que elaboraba colaboraciones de todo tipo, conferencias, libros). En el trance de quedarse sin programa Eduard fichó por Buenafuente, por entonces en La Sexta, para aparecer semanalmente en el late show. Desde las redes  (sociales) hubo acusaciones  de fomentar las "pseudociencias".

Cuando cerró las puertas casi nadie se dio cuenta de que Punset, tan remedado por los cómicos, había desaparecido. Su lugar en el compromiso de TVE fue el Órbita Laika, de mayor divulgación sin renunciar al estilo desenfadado, que cambiando de presentador, desde que lo estrenara Ángel Martín, fue dando tumbos por La 2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios