manuel burque. 'buscando el norte'

"Salva es un gualtrapa que ha podido tirar hacia delante con 'minijobs"

  • Con la comedia de A-3 este guionista gallego encarrila una trayectoria como actor que no tenía en mente Aspiró al Goya por 'Requisitos para ser una persona normal'

Este gallego en realidad nació en Tenerife y ahora mismo es actor, pero él se identifica más con su labor como guionista. Acarició el Goya por mejor intérprete revelación con Requisitos para ser una persona normal. Monologuista, colaboró con El intermedio o con Noche Hache. Con su aspecto pelirrojo chillón y su figura algo rechoncha está llamado a la comedia y en la serie de los miércoles de Antena 3, Buscando el Norte, ha llamado la atención como Salva.

-¿Qué le parece su yo ficticio, este Salva berlinés?

-Salva Clemente es un gualtrapa, un caradura. Lleva el ADN del emigrante gallego que hará todo lo posible por sobrevivir. Yo creo que Salva pensaba que cuando aterrizara en Berlín le iban a dar las llaves de un audi y se da cuenta de que todo le ha ido mal y sólo ha podido tirar hacia delante con minijobs. Él no quiere admitir ante sus amigos de España que le va mal y prefiere engañar y engañarse.

-Forma el trío con Carol (Belén Cuesta) y Álex (Antonio Velázquez) ¿qué le parece esa pandilla?

-La vida de Salva ha cambiado con Carol y Álex, que le hacen por fin compañía. Salva nunca va a aceptar que estaba muy solo.

-¿Es su personaje el más cómico de Buscando el Norte?

-Es el más loco. Yo soy guionista y cuando un personaje tiene un defecto muy marcado te da mucho juego en la comedia. En Buscando el Norte cada personaje es muy gracioso porque tienen marcados sus defectos y está bien defendido por unos buenos actores.

-Salva sobre todo es un pícaro.

-Rescata la pillería del Lazarillo, no podemos negar ese tópico, pero la pillería la tenemos encima y se revela en la corrupción, que es la pillería magnificada. En esta serie se juega con los estereotipos, pero también juega a romperlos. Hablando de pillerías, a mí en Berlín ya me han timado tres taxistas alemanes, así que los tópicos a veces son más universales de lo que creemos. Todos tenemos un poco de todos.

-Usted no tiene aspecto de gallego, realmente.

-Aunque sea pelirrojo, me ven cara de extranjero. Para evitar más timos me monto en el taxi y llevo conectado el google maps para hacerle ver al conductor que sé por dónde vamos.

-Y usted no era actor...

-Está siendo un sueño porque, efectivamente, yo no soy actor. Y encima grabando una serie en Berlín. Es muy divertido actuar, pero este trabajo es agotador. A veces echo de menos estar en mi casa escribiendo en un portátil.

-¿Ni en sueños se imaginaba ser actor?

-Yo me formé en muchas cosas. Yo quería dirigir y por eso me formé como actor, incluso como director de fotografía. Pero al final estoy haciendo de todo menos de director.

-¿Cómo le surgió esta oportunidad?

-En esta serie estaban buscando un cómico. Me pareció interesante probar con Salva. Gusté e hice dos pruebas. Fue mucha suerte.

-Los espectadores ya han visto que la serie se distingue de la película Perdiendo el Norte.

-La película tenía un carácter más humorístico, esto es un retrato sentimental de la emigración, con muchos conflictos personales. Los personajes representan muchas capas sociales. Salva pertenece a esa generación perdida que ha tenido una vida relativamente fácil y se enfrenta a la dureza de la precariedad y de la emigración.

-Como guionista ¿qué le parece el guión de esta serie?

-Valoro mucho que el guión intente saltar de los chistes de la sitcom a una comedia orgánica, verosímil.

-¿Aporta cosas a su personaje?

-Hay que permitir siempre que los actores aporten cosas, pero yo también me identifico con los guionistas. Propongo todo el tiempo, porque eso significa que luchas por tu personaje, pero respetando el trabajo de quienes escriben.

-¿Cómo contempla su futuro?

-Ha sido todo tan inesperado que no miro más allá de unos meses. Tengo otros proyectos personajes y pensaba que siendo actor podía escribir algo, pero ya veo que no. Quiero hacer lo que tengo entre manos, entusiasmarme y vivir este buen tiempo.

-¿Volverá en cuanto pueda al guión?

-Mi espacio natural es escribir. Estoy en mi zona de confort como intérprete, pero si tuviera unos retos más difíciles me pondría más nervioso. Sé que todo esto es difícil, nos guiamos por la regla del nueve: sólo 1 de 9 proyectos salen adelante.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios