TV-Comunicación

La audiencia estadounidense da la espalda a 'Prison break' y a 'Héroes'

  • La crisis económica y las repercusiones de la huelga de guionistas han producido un descenso en el consumo de televisión y en el seguimiento de las series que no estaban consolidadas en las parrillas

La huelga de guionistas de hace un año sigue marcando la programación y los gustos de la audiencia estadounidense: las series que se estrenaron el pasado año, pero que concluyeron precipitadamente, como Pushing Daisies (Criando malvas), han regresado bajo mínimos y la cancelación, palabra mayúscula por aquellos lares, sobrevuela sobre esta producción (que emitirá La 1) y otras coetáneas como Life, que congrega a unos 6 millones de paisanos, un 6 por ciento de share que está muy por debajo de lo que se le exige a esta serie policíaca que fue de menos a más cuando se estrenó en Telecinco. Prison break, que ofrece la cadena Fox (La Sexta, en España), tiene prácticamente los días contados porque no pasa de los 5 millones de incondicionales, un 5% de cuota. Los espectadores han dado la espalda a la series que repuntaban hace un año y, en general, los índices de la ficción han bajado. Sin cita previa, que terminó sin pena ni gloria su primera temporada en Antena 3, ha regresado a Estados Unidos con la mitad de seguidores, al igual que Dirty Sexy Money, cuya primera temporada en España también se desinfla.

Héroes, una serie de culto que no ha despertado interés para los andaluces desde Canal Sur 2, también ha sufrido la recortada trayectoria de su segunda temporada. En su reciente regreso a la NBC, con la tercera tanda, no pasa de los 8 millones de seguidores, un 9 de cuota impropio para una ficción que acumula fieles entusiastas por todo planeta.

La crisis económica que azota de lleno la sociedad americana no ha traído un ascenso en el consumo televisivo, como vislumbraban algunos analistas. Las horas ante la pantalla han bajado un 20 por ciento en Estados Unidos del otoño de 2007 al del presente año y el espectro que ha abandonado el televisor es sobre todo el llamado target comercial, el público urbano entre los 18 y 50 años. La incertidumbre económica parece haber quitado el apetito televisivo a los espectadores estadounidenses, que también se están entregando a otras formas de ocio hogareño, los videojuegos e internet, los dos colosos audiovisuales que rivalizan con la televisión convencional.

Los Simpson, refugio cada sobremesa de casi 3 millones de españoles pese a tantas repeticiones en Antena 3, vive un tiempo de estancamiento en la Fox. Enfilando a sus 20 años en pantalla, la familia de Springfield no llega a los 8 millones de espectadores, un 10,6 que dista de lo logrado en otros tiempos. Las que mantienen el tipo son las series veteranas de prime time como Navy o la saga más exitosa en todo el mundo, incluida España, la de CSI. En estos momentos se emiten en la CBS las entregas de CSI Nueva York con casi 16 millones de espectadores, casi 3 millones menos que el programa más visto en los hogares norteamericanos en esta temporada, Dancing with the stars (al estilo del Mira quién baila nuestro), en la ABC, con 18,8 millones (11 de cuota), en la entrega de esta semana.

Mujeres desesperadas, en la ABC (en España, sin suerte, en La 2), se aproxima a los 16 millones de espectadores y otras conocidas en nuestro país, The unit o Boston legal, superan los 10 millones. El único estreno exitoso de esta temporada es por ahora The mentalist (al estilo de Mentes criminales), de la CBS, con 15 millones. Entre las series que casi con toda seguridad no seguirán después de esta temporada se encuentran Me llamo Earl, Betty o Sin rastro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios