TV-Comunicación

Las cadenas públicas francesas dejan de emitir anuncios

Desde anoche las cadenas públicas francesas dejan de emitir publicidad en prime time y de madrugada, entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana.

France 2 y la regional France 3 son las principales afectadas por la reforma audiovisual del presidente Sarkozy que se culminará en 2011, con la eliminación completa de inserciones publicitarias. Lo que por un lado se observa como una propuesta hacia la calidad de contenidos e independencia de las cadenas públicas, por otro lado (sobre todo desde las plantillas de los operadores públicos) se contempla que es una maniobra para eliminar competencia publicitaria a las grandes cadenas privadas. En especial a la veterana TF-1, cuyo propietario, Martin Bouygues, del grupo Bouygues, dedicado también a la telefonía y la construcción, se vincula como gran amigo del presidente galo. La oposición cree que la iniciativa es en sí una operación del Gobierno para controlar a todo el espectro audiovisual y un futuro desmantelamiento de los medios públicos. Sarkozy defiende que el servicio público "no puede funcionar de acuerdo a criterios puramente comerciales".

Con la nueva normativa, las cadenas públicas francesas van dejando de tener un modelo mixto, como en España (aportación pública complementada con ingresos publicitarios), por una financiación a través de ayudas e impuestos: las cadenas privadas deben contribuir con un porcentaje de sus ingresos y se grava la telefonía e internet, aunque es un modelo aún sin cerrar por completo tras pasar por el Congreso. El Estado francés se compromete a una aportación anual de 450 millones de euros. En compensación a las privadas, éstas podrían tener más tiempo para emitir publicidad. RTVE recibe del gobierno español una cifra similar, mientras que la inyección a la RTVA andaluza es de unos 180 millones al año.

Los sindicatos de France 2 han convocado para mañana miércoles un paro general, coincidiendo con el inicio del debate del proyecto de ley en el Senado francés. La propuesta presentada a los senadores también contempla la creación de una sociedad única, France Televisión, que englobe a todos los canales públicos (un panorama imposible en España con el mosaico de corporaciones nacionales, autonómicas y municipales). La ministra francesa de Cultura y Comunicación, Christine Albanel, se ha declarado dispuesta "a discutir" las modalidades para financiar la futura France Televisión y el tipo de impuestos, aunque la cadenas públicas deben comenzar desde anoche a aplicar la normativa por cuenta propia con la eliminación de pausas publicitarias en horario estelar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios