TV-Comunicación

"Si todos colaboráramos, saldrían mejor las cosas"

  • El algecireño Álvaro Morte encarna al cocinero de una estación de la Antártida en la última producción de The Mediapro Studio, que emite Orange TV

Álvaro Morte y Jorge Dorado, director, en la preparación de una escena de 'The Head'. Álvaro Morte y Jorge Dorado, director, en la preparación de una escena de 'The Head'.

Álvaro Morte y Jorge Dorado, director, en la preparación de una escena de 'The Head'. / The Mediapro Studio

Álvaro Morte está de vuelta en la pequeña pantalla. Acaba de estrenar en Orange TV The Head, un thriller de supervivencia de seis episodios firmada por The Mediapro Studio, en asociación con Hulu Japón y HBO Asia, en la que da vida a Ramón Lárazo, el cocinero de una estación polar de la Antártida, donde se suceden extraños acontecimientos. El gaditano nos habla de este hombre solitario y visceral; cómo ha vivido la pandemia; de La casa de papel, y, antes de despedirse, manda un abrazo a su “Andalucía del alma”.

–¿Un gaditano algecireño cómo lleva lo del frío en The Head?

–En realidad es un trabajo de interpretación porque toda era una simulación de la Antártida. Era imposible hacerlo desde el lugar real y el rodaje fue en unos platós enormes de Tenerife. Era muy llamativo ver al equipo rodando en pantalón corto y chanclas y el elenco con ropa técnica polar en pleno verano. Con lo cual, fue todo lo contrario, verdaderamente duro.

–¿Cómo ha sido este cambio de registro?

–Eso es una de las cosas que más divierten de esta profesión: poder hacer abordar personajes distintos. El Profesor es maravilloso, me ha dado muchísimas cosas y estoy contentísimo de haberle interpretado y Ramón, al igual que ya lo fue Óscar en El embarcadero, supone otro cambio de registro. Es muy interesante encarnar un personaje que no se mueve por la cabeza, sino por las vísceras, desde un punto más animal, pasional.

–En la trama inicial, parece que a alguien se le ha ido la cabeza...

–Es una serie que habla de muchas cosas. Efectivamente, cuando parece que vas a encontrar alguna respuesta, surge una nueva incógnita y complica más la respuesta. Más allá del miedo que supone que entre la gente con la que trabajan haya un asesino están también los miedos propios de cada personaje. Esta serie tiene muchas capas y es verdad que hay una de ellas que conecta con la realidad y es que, a lo mejor, saldrían mejor las cosas si todos colaboramos.

"Es muy interesante encarnar un personaje que no se mueve por la cabeza, sino desde un punto más animal”

 

–¿Cómo ha vivido la pandemia?, ¿saca alguna conclusión?

–Tuve la suerte de terminar un proyecto que estaba haciendo en Praga, The Wheel of Time, una producciÛn para Amazon Prime Video, y regresé a Madrid una semana antes de decretarse el confinamiento. Hemos tenido mucha suerte porque nadie de nuestro entorno se ha visto afectado por la enfermedad, pero sí he pensado mucho en toda esa gente que lo ha pasando tan mal. Lo que me gustaría, imagino que como a todo el mundo, es que al menos fuéramos una sociedad que sacara conclusiones tanto a nivel individual como colectivamente para que podamos mejorar un poquito más las cosas.

La casa de papel ha marcado un antes y un después de la historia de la ficción. ¿El nivel de responsabilidad es más grande?

–Cuando he tenido que ponerme delante de la cámara a grabar una escena no he pensado en la cantidad de gente que nos sigue y está pendiente de la nueva temporada, pero en lo que sí procuro ser responsable, en la medida de lo posible, es en mis comentarios. Hay mucha gente que nos toma como referente, para bien o para mal, y tenemos que tener cuidado con los mensajes y generar empatía.

 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios