Toros

Castella corta dos orejas y El Tato y José Tomás, de vacío en Málaga

  • El francés suma una oreja de cada uno de los toros de Núñez del Cuvillo, un encierro desigual de presentación y juego, correspondiendo al de Galapagar el peor lote

Ganadería. Se lidiaron toros de la ganadería de Joaquín Núñez del Cuvillo, desiguales de presentación y de juego. Primero, tercero y cuarto fueron manejables y los otros más deslucidos por descastados. TOREROS: Raúl Gracia "El Tato, palmas y ovación tras aviso. José Tomás, ovación tras aviso y vuelta al ruedo tras dos avisos. Sebastián Castella, oreja y oreja tras aviso. Fue el triunfador. Incidencias. Se acabó el boletaje en tarde de viento.

El matador de toros francés Sebastián Castella cortó una oreja a cada uno de los toros de su lote, con lo que fue el triunfador del festejo del Domingo de Resurrección, en la tarde de ayer, en la plaza de toros de la Malagueta.

Raúl Gracia "El Tato", que volvía a la vida profesional activa tras su retiro ejerciendo de apoderado y representante de la propia empresa de Málaga, tuvo suerte en el lote de su reaparición en los ruedos. Le correspondieron dos excelentes toros ovacionados en el arrastre, con los que lució de un modo distinto. Correcto el aragonés en su primero, en el segundo alcanzó cotas más altas en el toreo al natural y con bellos pases de pecho. El mal uso del estoque a la hora de rematar la faena le privó de tocar pelo.

En contraposición a lo ocurrido con Raúl Gracia "El Tato", al esperado José Tomás le tocó el peor lote del encierro lidiado en la plaza de toros malagueña. Pese a que estuvo muy por encima de sus toros, los aficionados no pudieron disfrutar de una de sus grandes y míticas faenas. Su descastado toro primero le permitió sólo lucirse con el capote y estar firme con la muleta; mientras que en el segundo, quinto de la suelta, toro muy parado, destacó una excepcional tanda de derechazos y las ajustadas manoletinas finales de su faena.

Con dos toros muy diferentes, el claro triunfador del encierro, fue el matador francés Sebastián Castella. Cortó una oreja del manejable tercero tras una faena de muleta con más emoción que temple, en la que destacaron pases cambiados y circulares invertidos.

Lo más importante de la tarde sucedió en el último del festejo, un manso total al que dominó de principio a fin a base de firmeza hasta cuajarlo con rotundidad por ambos pitones.

Tras una gran estocada final el matador de toros francés paseó otro apéndice que no fue suficiente para abrir la puerta grande de la plaza de toros de Málaga por la exigencia del Reglamento de Andalucía que para tal honor obliga al matador a cortar dos trofeos al mismo toro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios