Toros

La gran consagración de Perera

  • El diestro pacense, muy por encima del resto de toreros, salió a hombros por la Puerta Grande en dos ocasiones y cortó cinco orejas

La Feria de San Isidro 2014, con 31 espectáculos consecutivos -la más extensa de su historia-, no se ha hecho larga. Ni mucho menos. Bien planteada en su programación, ha ofrecido un balance de los más satisfactorios de los últimos tiempos, tanto en la faceta artística como en el juego de bastantes toros de nota alta.

Miguel Ángel Perera brilló por encima de todos los protagonistas de luces. Abrió la Puerta Grande en dos ocasiones -23 de mayo, con toros de Victoriano del Río, y 3 de junio, con astados de Adolfo Martín-. Extraordinariamente ambicioso, con una claridad de ideas portentosa, valor descomunal y excelso temple, cortó cinco orejas. Ojo: lo logró con cuatro toros de muy distinto comportamiento y de dos ganaderías de encastes muy distantes. Hay que remontarse hasta 1991 para encontrarse con otro diestro, César Rincón, con dos salidas por la citada puerta grande en una misma edición. Perera sale disparado así para esta temporada, tras haber sumado ya en la plaza de Madrid a lo largo de su carrera hasta cinco salidas a hombros (cuatro de ellas, como matador de toros).

El número de orejas cortadas ha sido de 26 (16 en corridas de toros, 2 en novilladas y 8 en corridas de rejones),

Otros toreros que atravesaron la Puerta Grande fueron los matadores de toros Daniel Luque, con inteligencia y capacidad, e Iván Fandiño, también con solvencia y templado.

Toreros que también dieron una interesante dimensión y que consiguieron trofeos fueron Juan del Álamo, con frescura; Miguel Abellán, por la vía heróica; Uceda Leal, gran estoqueador; Alberto Aguilar, muy entregado y El Juli, con actitud enrazada.

En cuanto a los rejoneadores, Sergio Galán, quien cortó tres de las ocho orejas otorgadas a los toreros de a caballo, abrió la Puerta Grande. También destacaron Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura.

De los novilleros, el más destacado fue Francisco José Espada, premiado con un trofeo por la mejor faena de los toreros del escalafón inferior, y Román, que cortó otra oreja.

En cuanto al ganado, como corridas más completas se encuentran las de Parladé y Puerto de San Lorenzo, así como una buena novillada de El Montecillo. Y hay que tener en cuenta que la lista de toros de nota alta es amplia, con ejemplares de Puerto de San Lorenzo, Parladé, Victoriano del Río, Adolfo Martín, Fuente Ymbro, Valdefresno, Baltasar Ibán, Cuadri, Alcurrucén y Miura.

En un período de crisis, hubo siete carteles de "No hay billetes" y, salvo la corrida de rejoneo con un sexteto de toreros, el resto de entradas superó el 80 por ciento del aforo.

En el apartado más negativo, se encuentran varios percances. Entre los más graves destaca el del banderillero Manolo Rubio, quien fue cogido por un toro de Victorino Martín cuando intentaba apuntillarlo, sufriendo varias heridas en periné y rotura de la rodilla derecha.

La Feria de San Isidro 2014 también pasará a los anales por la tarde del 20 de mayo, festejo que tuvo que suspender la presidencia tras ser cogidos los tres diestros actuantes: David Mora, por cornada gravísima con arrancamiento de femoral; Jiménez Fortes, menos grave, y Antonio Nazaré, con lesión de ligamentos. Afortunadamente, todos ellos, al igual que otros toreros heridos de menor consideración, se recuperan satisfactoriamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios