Vivir

Cómo cuidar tu piel en verano para mantenerla radiante

Un mujer se hidrata con crema solar mientras toma el sol Un mujer se hidrata con crema solar mientras toma el sol

Un mujer se hidrata con crema solar mientras toma el sol

Comentarios 0

Lucir una piel luminosa, brillante y bronceada en verano es posible. La piel es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo y en muchas ocasiones, el más olvidado. Pero cuando llega el verano todo son prisas por tener el mejor aspecto posible y lo cierto que el cuidado de la piel es un trabajo de fondo. Hay que cuidarla durante todo el año para que luego no sufra en la época estival.

Ese ansia por tener un moreno envidiable puede convertir al sol en un gran enemigo, si no se toman las precauciones necesarias a la hora de tomar el sol.

Uno de los mantras más importantes que hay que repetirse llegada esta época, es que la piel tiene memoria.Por lo que se debe tener especial cuidado con el tiempo que se está expuesto al sol, a pesar de lleva crema solar. En verano hay que revisar el neceser, porque los cambios ambientales y de temperatura implican también un cambio en la rutina de cuidados de la piel.

Es recomendable usar protección solar cuando se está expuesto al sol Es recomendable usar protección solar cuando se está expuesto al sol

Es recomendable usar protección solar cuando se está expuesto al sol

Consejos para el cuidado de la piel en verano

Uno de los consejos habituales deben ser la limpieza y la exfoliación debido a las altas temperaturas y el sudor. Si con el sudor aparecen más granitos es recomendable usar productos libres de aceites (también en protectores solares y cremas hidratantes). Finalmente, si se tiene tendencia a que con el sol y el calor se seque la piel y la deshidrate, lo ideal es cuidarla con bálsamos, cremas y sérums, con especial hincapié después de la exposición solar.

El primer mandamiento que se tiene que llevar a cabo es la aplicación de la protección solar. Es conocido por todos, que los rayos UV son dañinos y una exposición directa y sin protección puede acarrear severos problemas de salud, como puede ser el cáncer de piel. El sol también produce un envejecimiento precoz del área cutánea más expuesta o manchas.

Pero no sólo de cremas hidratantes y protectores solares se vive. La piel hay que cuidarla también con la alimentación para que esté hidratada todo el tiempo y los estragos del lorenzo sean menores. Algunos de los alimentos perfectos para el verano son los antioxidantes. En la piel se consumen a lo largo del día, por lo que es realmente importante reponerlos a través de la dieta si queremos evitar el envejecimiento.

Lo mejor para la piel es mantenerla hidratada con los alimentos que se consumen Lo mejor para la piel es mantenerla hidratada con los alimentos que se consumen

Lo mejor para la piel es mantenerla hidratada con los alimentos que se consumen

Alimentos que favorecen tener la piel sana en verano

Una manera de hacerlo es a través de frutas y verduras ricas en fibra como los tomates, que además de vitaminas aportan licopeno, un pigmento antioxidante que protege de las quemaduras solares. Otros alimentos que también son ricos en beta caroteno y que potencian el bronceado y ayudan a que se reduzca el enrojecimiento que se produce en la piel cuando se toma el sol son la zanahoria, la batata y las espinacas.

Las frutas son las reinas del verano y con las altas temperaturas se convierte en un postre de lo más sano y apetecible, y será el mejor aliado si se quiere adelgazar y proteger la piel al mismo tiempo. Las frambuesas, las fresas, los arándanos, las uvas y las granadas están llenas de polifenoles que protegen del sol y que, además, son perfectos para adelgazar.

Lo mismo sucede con las naranjas, los pomelos y los kiwis, que son ricos en vitamina C y protegen de la acción de los radicales libres. También se puede optar por el melón, el mango o la papaya, que al aportar luteína, también cumplen esta función.

Otro de los alimentos que son más beneficiosos para el cutis es el pescado azul. El salmón, la caballa, las sardinas o las truchas, son una gran fuente de omega-3 y poseen importantes propiedades antiinflamatorias. Además, el omega-3 es un potente reparador que hidrata en profundidad la piel y la da una elasticidad que repercute en un bronceado mucho más duradero.

Las nueces y las semillas de linaza también son ricas en omega-3 y vitamina E y muy importantes para la piel ya que evitan que las células pierdan humedad, que es lo que mantiene la piel tersa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios