Verano saludable

Las 5 claves que te ayudarán a dormir mejor en verano

  • ¿Te cuesta conciliar el sueño cuando aprieta el calor? Con estos consejos lo conseguirás.

5 consejos para desarrollar una rutina que te ayudará a descansar mejor. 5 consejos para desarrollar una rutina que te ayudará a descansar mejor.

5 consejos para desarrollar una rutina que te ayudará a descansar mejor.

Aunque muchos pasamos el resto del año esperando ansiosos la llegada del verano, las altísimas temperaturas que éste trae consigo puede acarrearnos algunas dificultades a la hora de descansar. La alimentación es un factor muy importante para prevenir los riesgos que vienen con el calor y, además de mejorar el estado de salud de nuestra piel, también puede ayudarnos a dormir mejor.

De hecho, la alimentación resulta ser uno de los recursos más potentes con los que contamos para evitar que los efectos negativos de la estación estival afecten a nuestra salud. La combinación de una nutrición adecuada y suficientes horas de sueño marca nuestro estado anímico, bienestar físico y rendimiento en general. 

Grupo NC Salud, empresa de asesoramiento nutricional en las farmacias, apuesta por fomentar la adopción de una rutina que eduque nuestra manera de comer y descansar y nos hace llegar estos 5 consejos para dormir mejor en verano.  

1. Ingiere más alimentos ricos en vitamina C y magnesio.

Incluir alimentos ricos en vitamina C en el desayuno te aportará energía. Incluir alimentos ricos en vitamina C en el desayuno te aportará energía.

Incluir alimentos ricos en vitamina C en el desayuno te aportará energía.

Consumir frutas con vitamina C por la mañana como la fresa, el kiwi o la naranja es esencial para empezar el día con fuerza. Por la tarde, en cambio, es mejor elegir frutas ricos en magnesio, como el plátano, o frutos secos como la nuez o la avellana. El magnesio tiene propiedades relajantes para los músculos y favorece un mejor descanso.

2. Consume alimentos con triptófano.

Los frutos secos son ricos en triptófano. Los frutos secos son ricos en triptófano.

Los frutos secos son ricos en triptófano.

El triptófano es un aminoácido esencial que aumenta la producción de de serotonina, una sustancia neurotransmisora responsable de nuestro bienestar mental, y melatonina, una hormona que regula nuestro sueño de una forma natural. Las legumbres, los frutos secos o la avena, gracias a su alto contenido de este aminoácido, son grandes aliados para regular los ciclos del sueño y mantener un buen estado anímico. 

3. Evita las comidas altas en grasa en la cena.

Cenar de forma ligera y saludable es esencial para dormir bien. Cenar de forma ligera y saludable es esencial para dormir bien.

Cenar de forma ligera y saludable es esencial para dormir bien.

Los embutidos, salsas y frituras pueden llegar a propiciarnos acidez de estómago. Ésta dificulta la calidad de nuestro sueño y puede llegar a causar pesadez y náuseas a la mañana siguiente. Es por ello que es importante no cenar copiosamente y desarrollar el hábito de cenar lo justo para sentirse satisfecho pero no completamente lleno.

4. Nada de bebidas excitantes.

Consumir bebidas estimulantes perjudica la conciliación del sueño. Consumir bebidas estimulantes perjudica la conciliación del sueño.

Consumir bebidas estimulantes perjudica la conciliación del sueño.

Ingerir este tipo de bebidas a horas cercanas a la de dormir no es nada recomendable, ya que son estimulantes y disipan el cansancio. No consumas refrescos de cola, té o café a partir de ciertas horas, te ayudará a sentirte más relajado, conciliar el sueño mucho antes y dormir toda la noche del tirón.

5. Deja un espacio entre la cena y la cama.

Tomar una fruta o un yogur natural antes de dormir evitará que tengas hambre en mitad de la noche. Tomar una fruta o un yogur natural antes de dormir evitará que tengas hambre en mitad de la noche.

Tomar una fruta o un yogur natural antes de dormir evitará que tengas hambre en mitad de la noche.

Acostarse inmediatamente después de cenar potencia la acidez y puede provocarnos ardores y náuseas. Si eres un asiduo a las cenas tardías porque sueles sentir hambre en mitad de la madrugada, es más recomendable que cenes unas dos horas antes de acostarte y después, justo antes de irte a la cama, tomes una fruta o un yogurt natural desnatado.

Etiquetas

, , ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios