Salón Internacional de la Moda Flamenca

Volumen y flamencas transgresoras en la segunda sesión de Simof

  • Las propuestas estuvieron marcadas por diseños muy voluminosos y apuestas arriesgas, como la de José Raposo o Verónica de la Vega

Segunda jornada de desfiles en Simof 2019 /

Tras celebrarse el Certamen de Diseñadores Jóvenes por la mañana, el Auditorio de Fibes continuó con los desfiles de la programación de Simof la tarde de este viernes, donde la moda flamenca en estado puro estuvo muy presente. Encabezados por Alonso Cózar, que fue encargado de abrir sesión, también pudieron verse las propuestas de José Galvañ, Gil Ortiz, Carmen Raimundo, José Raposo, Ana Morón, Verónica de la Vega, Antonio Gutiérrez y Javier García.

'Elements', de Ana Morón. 'Elements', de Ana Morón.

'Elements', de Ana Morón. / Juan Carlos Muñoz

Flamenca de faldas voluminosas en Alonso Cózar

Con diseños que beben de lo más tradicional, Alonso Cózar presenta Zingarella, una colección inspirada en las gitanas nómadas. Flamenca renovada, la mujer que Cózar luce vuelos altos y volumen que se mezclan con estructuras más clásicas. Diseños en dos piezas con blusas abullonadas y faldas muy voluptuosas en los que se plantea una flamenca sensual en las formas sin necesidad de ceñir el talle.

'Zingarella', de Alonso Cózar. 'Zingarella', de Alonso Cózar.

'Zingarella', de Alonso Cózar. / Belén Vargas

Con variedad de colores, entre los que destacan el beige, el coral, el azul o el verde, el diseñador apuesta por tejidos como encajes, guipour, gasas y sedas. Siempre apostando por el volumen, Cózar recurre a estampados tropicales e incluso angelotes, que se aprecian en vestidos con amplios escotes en la espalda y cerrados en el frontal. Su última propuesta, un traje de novia, lo lució sobre la pasarela Anabel Pantoja.

La flamenca 'seventie' de José Galvañ

Torremolinos 75 es la apuesta de José Galvañ, un guiño a una época de cambios y a su infancia. Con una clara inspiración en la moda de esa época, Galvañ propone una flamenca muy seventie que luce comodidad de mañana y sofisticación de noche. El diseñador apuesta por el volumen en faldas y coloca el talle en lugares mucho más cómodos.

'Torremolinos 75', de José Galvañ. 'Torremolinos 75', de José Galvañ.

'Torremolinos 75', de José Galvañ. / Belén Vargas

Mangas vaporosas y escotes imposibles se funden en diseños en los que los lunares de distintos colores, las rayas y abotonaduras conviven con terciopelos, purpurina e incrustaciones en lentejuelas. Diseños en popelín, perforados y metalizados en los que lisos, estampados y lunares se ajustan a unos diseños que apuestan por tonos naranjas, amarillos, turquesas, azules y caldera, sin faltar el blanco de los primeros diseños.

Un recorrido por la moda flamenca con Gil Ortiz

Como un homenaje a las bodas de plata de Simof, Gil Ortiz presenta su colección Mía, a través de la que realiza un recorrido desde una flamenca más moderna hasta la más tradicional, aunque cuente con piezas que se alejan de los conceptos más tradicionales. Flamencas sofisticadas en negros con incrustaciones en piedras para la versión más glamurosa con más caída en las formas que volumen.

'Mía', de Gil Ortiz. 'Mía', de Gil Ortiz.

'Mía', de Gil Ortiz. / Belén Vargas

Vestidos en neja con voluptuosidad en las faldas para una flamenca más ochentera que recuerda a la Feria de antaño. Colores como el verde, el rojo o el rosa, que mezcla a pesar de lo que diga el refrán, conviven en los diseños de Gil Ortiz.

Homenaje a la madre de las ferias en Carmen Raimundo

Dedicada a la madre de todas las ferias, la de Mairena del Alcor, es la colección que presenta Carmen Raimundo. De nombre Maharana, ésta apuesta por convertir los diseños en claveles. Con trajes en blanco, combinado con rojo o verde en las enaguas y complementos, los diseños presentan faldas voluminosas con mucho movimiento. Escotes marcados en cuerpos entallados en los que se aprecian brocados, lunares, aplicaciones florales y hasta plumas.

'Maharana', de Carmen Raimundo. 'Maharana', de Carmen Raimundo.

'Maharana', de Carmen Raimundo. / Belén Vargas

Muy femeninos por su apuesta por estilizar la figura de la mujer con diseños ceñidos, destacan sus propuestas en rojo. Con plumas, flores e incluso plisados, los diseños en rojo se presentan como contraposición a otras propuestas en gasa verde con lunar negro que hace la diseñadora.

Flamenca animal en José Raposo

Natural de Sanlúcar de Barrameda, José Raposo plasma su tierra en su colección. De nombre Natural Park, en referencia a Doñana, la colección plantea a una flamenca más cómoda, versátil y arriesgada. Con pinceladas de pret-a-porter, los diseños juegan con texturas que entremezclan el punto, el popelín, el cuero y el organdí en diseños muy transgresores.

'Natural Park', de José Raposo. 'Natural Park', de José Raposo.

'Natural Park', de José Raposo. / Juan Carlos Muñoz

Todo en tonos mostaza, azul, burdeos, camel, azul y blanco. Camuflaje, camisetas, pantalones, cuadros plasman a una flamenca de safari. Con asimetrías en las formas y los volantes, en los diseños destacan los complementos, de la firma Lausset, con motivos animales, y elementos de guarnicionería, de Guarnicionería Los Nietos.

'Natural Park', de José Raposo. 'Natural Park', de José Raposo.

'Natural Park', de José Raposo. / Juan Carlos Muñoz

Inspiración en la naturaleza con Ana Morón

Los cuatro elementos han inspirado a Ana Morón en su colección, que se presenta fuerte como la propia naturaleza. Elements, como no podía ser de otra forma, presenta flamencas con volumen –en faldas, hombros y mangas-, con vuelo en los volantes y amplísimos escotes. Con colores muy presentes en la naturaleza, como el rojo, el verde, el azul (en todas sus variantes) o el rosa, los diseños están confeccionados en seda natural y algodón y juegan al degradado.

'Elements', de Ana Morón. 'Elements', de Ana Morón.

'Elements', de Ana Morón. / Juan Carlos Muñoz

Estampados en seda con forma de pavo real, telas pintadas con nubes, los tonos de un atardecer dibujan los cuerpos de las flamencas. Con ausencia de volantes en las mangas, las superposiciones de telas, algunas en carruchas, emulan elementos de la naturaleza. Curiosos los adornos de las flamencas, que presentan figuras como pájaros o estrellas de mar, con el sello de Benjamín Bulnes.

'Elements', de Ana Morón. 'Elements', de Ana Morón.

'Elements', de Ana Morón. / Juan Carlos Muñoz

Mezcla de tejidos en Verónica de la Vega

Revolución, de Verónica de la Vega, resulta rompedora. Asimetrías y cortes curvos que buscan favorecer las líneas femeninas, mezcla de tejidos, estampados y formas, contraposición de materiales y texturas, esa es la tónica dominante de la diseñadora. Diseños en dos piezas, blusa y pantalón y aperturas en los frontales de unas faldas que crean efecto volumen con organdí o tul se aprecian en Revolución.

Corazones en escotes y diversos elementos de los diseños con cremalleras vistas y de colores son un sello en esta colección, que destaca por la gran mezcolanza en los diseños atrevidos. Una paleta de colores que cuenta con tonos negros, blancos, rojos o azules, que tienen el naranja flúor como hilo conductor. Lo vaporoso coge fuerza con telas con caída.

Visión futurista de la flamenca en Antonio Gutiérrez

Futurista e inspirada por las películas de serie B de los sesenta es la colección Invader, de Antonio Gutiérrez, que toma como referencia el patrón de la flamenca de los años sesenta para deconstruirlo con drapeados con los que conseguir volumen y formas originales.

Tejidos ajustados, como el punto elástico, sobre diseños en los que se simula el universo a través de pailletes. Colores clásicos como el rojo, el negro y el blanco, se fusionan con tonos flúor y pasteles.

El piropo a la primavera de Javier García

Encargado de cerrar los desfiles, Javier García puso el broche de oro con Bendita, una colección que es un piropo a la primavera. En tonos malvas, celestes, aguas y nudes, pasando por el fucsia, el negro o el planta, los diseños son transgresores y arriesgados. Con botonaduras de pedrería, flores en relieve y de lentejuelas, los diseños se confeccionan en popelín, tul, picado e incluso tisú en pata de gallo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios