Xerez CD

Lucas sobrevive "gracias a la ayuda de la Gestora"

  • El brasileño llegó en enero de la mano de Ricardo Quagliata, colaborador de Evede que ahora no le paga ni los gastos de alojamiento ni de comida

El brasileño Lucas Teixeira es uno de los tres extranjeros del Xerez esta temporada -el paso de Jawab por Jerez ha sido visto y no visto- y su estancia en la entidad azulina no está resultando el 'sueño europeo' que esperaba. Ni a nivel deportivo le están saliendo bien las cosas porque su equipo no remonta el vuelo y es último en la clasificación ni a nivel personal atraviesa sus mejores momentos porque arrastra una lesión de tobillo desde hace varias seanas y subsiste gracias a la ayuda económica que le está prestando la Gestora XCD.

Ricardo Quagliata, colaborador de Evede, le trajo el pasado mes de febrero -debutó en el Nuevo San Bartolomé ante el Mairena- cuando el grupo mallorquín negociba aún con Ricardo García hacerse con la gestión deportiva de la entidad. Le ayudaron al principio, mientras vivió en un hotel con su padre, pero hace semanas que si te he visto, no me acuerdo. Ni gastos para alojamiento ni para comida.

El joven xerecista, de profundas creencias religiosas -es evangélico-, no quiere echar leña al fuego pero no por ello deja de admitir que no lo está pasando bien. "Estamos viviendo en un piso de la Gestora, que nos está ayundado mucho, se está portando muy bien con nosotros y está intentando que nos encontremos lo mejor posible en todo momento. Yo llegué a España a través de Evede pero hay temas que son muy personales. Siempre digo lo mismo, creo en Dios y todo lo que me está pasando me lo tomo como una prueba de madurez y aprendizaje, por eso no estoy decepcionado ni triste con nadie".

"Esta situación -resalta- me está ayudando a conocer a las personas, estoy aprendiendo a distinguir a las que obran bien de las que obran mal. Si creyera sólo en los hombres y no en Dios, me habría ido ya a mi país pero creo y él no me abandona".

Llegó de Brasil acompañado por su padre y explica que él también se encuentra "bien. Se adapta a lo que tenemos. De todos modos, es normal que se nos esté haciendo muy cuesta arriba, echamos muchísimo de menos a la familia, llevamos muchos meses fuera y a miles de kilómetros de nuestro país".

Una lesión en el tobillo izquierdo le impidió jugar el pasado domingo en La Palma. Está en manos de los fisios y espera recuperarse de cara al encuentro del Jueves Santo ante el Pozoblanco. "El tobillo va mejor, no pude jugar el domingo por molestias pero ya estoy mejor, el trabajo del fisio me está viniendo muy bien. Para el jueves creo que estaré, mi voluntad es la de jugar".

Tras la última derrota, todo se ha complicado de cara a las opciones de permanencia. El defensa, sin embargo, no pierde la fe. "Tenemos que dar lo máximo en estos partidos que restan, sabemos que es difícil pero no imposible, los encuentros que nos quedan son decisivos. No estamos teniendo fortuna porque el equipo tiene calidad y muchos partidos los hemos perdido por detalles y por mínimas diferencias. Tenemos que tener un premio a tanto esfuerzo".

Su compatriota Luis Fernando lleva ya también varias semanas en Jerez y él le está encontrando "con ganas y con mucha ilusión, él quiere aportar cosas al equipo, tiene mucha confianza. De todos modos, todos tenemos que tener claro que esto no se saca adelante con la oportación de un futbolista solamente. Para darle la vuelta a esta situación, todo el equipo tiene que ayudar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios