fútbol tercera división

100 partidos del capitán

  • Israel, central del XCD, centenario en cuatro años y con dos ascensos

Israel celebra el ascenso a Tercera. Israel celebra el ascenso a Tercera.

Israel celebra el ascenso a Tercera.

Israel Durán, capitán del XCD, cumplió el domingo en el San Juan Bosco de Utrera cien partidos con la camiseta azulina. El defensa llegó a la entidad hace cuatro temporadas de la mano de Juan Pedro Ramos, entonces director deportivo y ahora su técnico, y Jesús Mendoza y se ha convertido en uno de los futbolistas con más peso en el plantel. Se define como "xerecista desde siempre" y se muestra "orgulloso de haber llegado a este número de partidos. Ni lo sabía ni me lo esperaba y mucho menos en Tercera División, estoy contento y no es fácil".

Israel echa la vista atrás y recuerda que "la primera temporada con Mendoza fue la más complicada al principio porque estuvimos a punto de no salir a competir, lo hicimos gracias a él. Formamos un equipo con xerecistas y con gente que, como yo, hasta llevaba tiempo sin jugar. Lo pasamos regular, recuerdo que los futbolistas tuvimos hasta que poner dinero. Antonio Blanco compró un palé de agua porque no había ni para los entrenamientos y entre Quirós, Paquito y yo compramos algunos balones... Fue difícil pero nos salvamos al final y disfrutamos".

En su segunda campaña, "Jesús no se quedó y llegó Vicente Vargas. El cambio fue importante porque, aunque nadie ganaba nada, al menos teníamos medios, todo se normalizó y logramos ascender a División de Honor".

Y en superior categoría, el pasado ejercicio "estuvimos mejor, se hizo un buen equipo, nos pagaron los gastos con mucho esfuerzo y terminamos la temporada en Tercera División. Lo peor, como en todos estos años, fueron los problemas con el Ayuntamiento, que no ayudó nada".

En Tercera, la experiencia "está siendo dura, estamos peor que nunca en todos los sentidos y eso que se suponía que íbamos a estar mejor. No tenemos campos para entrenar ni para jugar, nos deben seis meses, estamos solos y totalmente abandonados, nadie nos da explicaciones de nada y menos mal que ha llegado Juan Pedro, que nos ha levantado un poco, aunque con Vicente igual también nos hubiésemos salvado. Al final, sacamos las castañas del fuego los xerecistas de siempre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios