Xerez CD

Un golpe inaplazable

  • Los xerecistas, con una sola sesión de entrenamientos esta semana y con la obligación de no hundirse más, se miden a los amarillos con importantes bajas y un once de circunstancias

La lógica dicta que el Xerez, después de la semana vivida, tiene pocas opciones de salir airoso de su visita al Guadalquivir para medirse al Coria pero como en el fútbol dos y dos no suelen ser cuatro en muchas ocasiones, los pupilos de Paco Higuera buscan la machada, el más difícil todavía. Quieren tres puntos después de la enésima semana cargada de problemas extradeportivos, tantos que hasta ayer no entrenaron por primera vez después del órdago que le lanzaron a Ricardo García el pasado viernes antes de recibir al Gerena en La Granja.

Tras muchas consultas, los futbolistas han optado por jugar para evitar males mayores. Saben que de no hacerlo, no sólo perderían el partido por incomparecencia, sino que el Xerez sería sancionado con tres puntos.

Los azulinos acumulan catorce jornadas sin sumar de tres y ganar les reportaría la mejor de las recompensas en una nueva estación de huida hacia una salvación que cada vez se antoja más complicada. Faltan once partidos para el final y tendrán que ganar al menos cinco para continuar en Tercera.

Por si todos los problemas institucionales fuesen pocos, en el plano deportivo las bajas se le han acumulado a Higuera esta semana especialmente en defensa y tendrá que improvisar.

El técnico cuenta con las ausencias de Pedro, Fali y Morlán, sancionados, y con las de Sousa y Alberto, lesionados. Además, está en el aire la presencia en la lista de futbolistas como Jaime o Moyano, que ayer no entrenaron. Tampoco estarán ni Yerai ni Jawab, que ni entrenaron ayer ni han contactado con los técnicos.

Por contra, vuelven Ismael, ya muy recuperado del golpe en la nariz que recibió en un entrenamiento, y Capi, una vez cumplido su encuentro de sanción.

Higuera tendrá problemas serios problemas para formar el once, ya que en estos momentos cuenta con más juveniles disponibles que futbolistas con ficha del primer equipo, de ahí que haya echado mano de Marco Figueroa, que aún no está recuperado de su lesión pero que entra por primera vez en una lista de convocados.

El ariete admite que "no estoy al cien por cien pero si el míster me necesita, ahí estaré para echar un cable. Ojalá nos salga un buen partido y volvamos con los tres puntos", aseguró ayer el delantero tras el entrenamiento que el equipo llevó a cabo en la Pradera Hípica.

Los xerecistas viajan con los juveniles Guerrero, Heredia, Emilio, Jesús, Nico, Pazos, Gonzalo, Javi y Rubén. De ellos, el preparador cacereño hará varios descartes antes del encuentro.

Mientras, el Coria espera a los azulinos con la moral alta, ya que la pasada semana sumó tres puntos sin jugar, tenía que haberse enfrentado al retirado Ayamonte, y la anterior derrotó como local al Ceuta.

Mariano Suárez, técnico del cuadro rivereño, cuenta para este enfrentamiento con una baja, la del sancionado Vélez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios