Betis B | Xerez cd

De la ilusión al desastre (6-1)

  • Otro renovado Deportivo da la cara y pelea en la primera parte pero no es rival para un filial que le pasa por encima tras la reanudación. Montijano Linde, nefasto, protagonista de la derrota

El Xerez suma y sigue... Van once sin lograr los tres puntos. Si el Deportivo del pasado año estuvo a punto de batir el récord de jornadas sin ganar en Segunda División A de la mano de Esteban Vigo y Carlos Ríos, el 'baby-Dépor' de esta campaña lleva el mismo camino pero con una diferencia notable, al del ejercicio 12/13 le quedaba algo de vida y miraba a Segunda B, el actual sólo mira a la liquidación más pronto que tarde... No queda nada de ese Xerez histórico, de ese club al que el resto de España reconocía méritos a pesar de sus constantes problemas institucionales... Sólo queda el espíritu y un escudo que si pudiese hablar seguro que a más de uno le pondría la cara roja. Es más importante saber perder que ganar pero los hay que ni se enteran ni se quieren enterar.

Nueva derrota y de las que duelen y hacen muchísimo daño. Un set (6-1) le terminó endosando el Betis B al cuadro xerecista. Casi sobran las explicaciones, aunque el revés sí tiene matizaciones y algún que otro argumento.

Una vez más, el árbitro -son nefastos y le han perdido el respeto a esta entidad-, los propios errores -cinco goles a balón parado no los encaja ni un grupo de alevines-, la reorganización del equipo -pasó a jugar con una defensa de cinco- por parte de Higuera después de encajar el 2-1 y la superioridad manifiesta del filial verdiblanco que en la segunda parte en la que dio todo un recital ofensivo acabaron condenando a unos jóvenes futbolistas que no merecen los castigos tan severos que están recibiendo jornada tras jornada.

Los azulinos se han colocado en puestos de descenso por el momento tras la goleada y los tres puntos que la Federación ha dado al Sevilla C por la retirada del Ayamonte. Menos mal que La Palma perdió.

La lógica terminó imponiéndose en la Ciudad Deportiva pero antes las cosas no pudieron comenzar mejor para un Xerez respondón ante un filial desconocido, nervioso e impreciso y con una grada que la tiene tomada con Óscar Cano, técnico local, pese a que su equipo es tercero.

Para sorpresa de propios y extraños, a los 22 minutos, Emilio se adelantó a la zaga verdiblanca y a Javi Montoya tras un gran servicio de Kevin. El central azulino cortó una acción de ataque local y se sacó de las chistera una buena acción personal para asistir a su compañero al hueco, que fue más rápido y listo que sus rivales.

Pero como se suele decir, la alegría dura poco en casa del pobre. Montijano Linde, en la misma línea de sus compañeros de gremio durante toda la campaña, no permitió al Deportivo seguir creciendo y le cortó las alas. No tuvo su mañana, estuvo nefasto, lo mismo que sus asistentes.

Nico tomó el camino de los vestuarios por doble amarilla tras una jugada absurda (24'). El azulino cayó en el área rodeado de contrarios y con contacto de por medio por simular penalti. Diez minutos después, permitió que el Betis B empatase tras una jugada que Juanma inició en claro fuera de juego. El gol destapó la caja de los truenos en el banquillo azulino y José María Moreno fue expulsado. Guapo seguro que no le dijo al colegiado.

Tras el 1-1 y con diez, el Xerez, o lo que queda de él, después de haberse mostrado como un bloque con ganas, descaro y confianza, fue otro y a duras penas alcanzó el minuto 45 con esa igualada en el marcador.

Los xerecistas pelearon hasta donde le llegaron las fuerzas y su concentración en inferioridad numérica. La segunda mitad fue desastrosa y el filial perforó la meta de Miguel hasta en cinco ocasiones, todas a balón parado. Fue un monólogo de un combinado verdiblanco al que le anularon dos tantos más, uno por fuera de juego y otro por unas manos que costaron la expulsión a Juanma, también en dos acciones de estrategia. Los de Cano lo remataron todo, se llevaron todos los balones divididos y dieron todo un recital ofensivo ante la bisoñez de un equipo ya totalmente roto y sin argumentos para defender y mucho menos para sacar petróleo en ataque.

El 2-1 fue otra vez de Juanma, el más listo de la clase pese a su escasa estatura, al rematar de cabeza en el área pequeña un saque de esquina botado por un Varela al que se le queda corto el filial.

El 3-1 lo hizo el debutante Sofian también de cabeza, el 4-1 llevó la firma de Marc Mas, el 5-1, la de Lolo, igualmente con la testa, tras una falta botada por Abeledo y el sexto y último lo consiguió Varela. El verdiblanco se marcó un partidazo y lo rubricó con un excelente tanto de falta directa que dedicó a la grada.

Higuera continúa sin ganar un partido después de ocho jornadas en el banquillo -tres empates y cinco derrotas- y aquí se necesita ya algo más que un grupo de empresarios de Mallorca, si es que al final deciden dar el paso, para salvar del abismo a un Deportivo que es carne de Primera Andaluza salvo milagro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios