Nene Montero | Entrenador del Xerez CD

"Esta es mi segunda casa y quiero hacerlo bien a toda costa"

  • El técnico del Deportivo tiene claro que "no hay otra forma de acercarse arriba que no sea ganando partidos" y quiere sumar de 3 en 3 para aspirar a "un buen final de temporada"

Nene Montero, entrenador del Xerez CD. Nene Montero, entrenador del Xerez CD.

Nene Montero, entrenador del Xerez CD. / Manuel Aranda

–Llega el derbi, diferente a los vividos en la anterior etapa de Nene Montero en el Xerez Club Deportivo contra el primer equipo del Cádiz pero un derbi al fin y al cabo...

–Evidentemente es un derbi; hay que aceptar la categoría en la que estamos y en cada categoría hay una serie de derbis, este es uno de ellos y vamos a prepararlo bien preparado. Hemos trabajado durante toda la semana y nada más, vamos con todo el respeto hacia el equipo líder de la categoría pero solamente eso, respeto.

–Después del Murube, otro examen exigente para el equipo azulino: el líder en su casa.

–Sí pero son partidos diferentes porque son rivales distintos por sus características, por los hombres que componen su plantilla. Por la forma de jugar de cada equipo hay una diferencia grande entre uno y otro, no es que sea uno mejor ni otro peor sino que son diferentes. En Ceuta no nos salieron las cosas como nosotros queríamos, ya lo he hablado: en las dos áreas no estuvimos muy finos pero no salí insatisfecho tampoco del partido. Evidentemente no me gustó el resultado porque siempre juego a ganar pero ahora llega otro partido diferente en el que hay que pensar en él y con esa motivación hemos estado trabajando toda la semana. Hemos estado asimilando la forma de jugar y confío, confío mucho en mis jugadores porque están en buen momento de estado físico; de estado anímico nos falta un poquito de autoestima que nos la tiene que dar los tres puntos y en el momento que cojamos un par de partidos con tres puntitos nosotros vamos a hacer un buen final de temporada, de eso no me cabe ni la menor duda.

–No es la primera vez que habla de enhebrar dos o tres victorias seguidas para que el equipo despegue definitivamente, es lo que pide siempre ...

–Sí, exactamente. Después de dos victorias seguidas he tenido la desgracia de sumar una tercera con empate, he estado seis semanas sin perder y todas esas cosas pero la verdad es que no he conseguido 9 puntos, 3 de 3, y estoy ansioso porque si lo consiguiese antes de llegar al último tramo de 10 partidos nos daría un chute de autoestima a mí y a mis futbolistas y entonces se vería cómo son los equipos de Nene a final de temporada, que son fuertes, pegan el arreón final y tengo unas ganas locas de demostrarlo aquí porque esta es mi segunda casa y quiero hacerlo bien a toda costa.

–Dijo que estaba ya muy difícil coger el tren de arriba; con 45 puntos en disputa, ¿Se plantea una cifra de puntos a sumar?

–Me planteo hacer tres de tres, 9 puntos, pero voy a pensar en el partido del domingo y si hiciésemos 3 de 3, los 9 puntitos esos, esto iba a cambiar de la noche al día porque le pasa a cualquier equipo que le ocurra eso: te da la vid, te dan ganas de venir a entrenar con fe y un entusiasmo enorme. Esto es como el ciclista que se ha quedado rezagado y cuando sale de una curva le ve el sillín al tercero o cuarto y ya ve que lo tiene cerca. Entonces te matas, sacas fuerzas de flaqueza y al final te emparejas y si te emparejas con él lo pasas, eso seguro. Entonces, esas son las credenciales que quiero presentar ya: tengo ganas de presentar credenciales pero si no ganas tres partidos seguidos es absurdo que hable de otra cosa. No hay otra forma de acercarse que no sea ganando partidos.

–La plantilla ha tenido muchas novedades, altas y bajas, pero ya se van conjuntando los nuevos y el equipo va a más...

–Sí, aún a pesar del resultado de la semana pasada. Ese partido está más que analizado, dos acciones puntuales de un jugador que acaba de salir y que es un pegador pero eso no quiere decir que el equipo no hiciese un buen partido, un partido muy serio en el que hubo disciplina táctica y falló el acierto puntualmente en ambas porterías pero bueno, eso son cosas del fútbol que hay que corregir, nada más. Es evidente que el equipo está llegando a una cima y donde puede llegar a su mejor momento y ¿qué momento es el ideal? Pues el que viene ahora. Entonces, estoy contento porque veo al equipo con ganas, con alegría y solamente lo que pido y lo que quiero es acierto para sumar esos 9 puntitos que quisiera lo más pronto posible antes de entrar en el último tramo de 10 partidos.

"Sumar 3 de 3 nos daría un chute de autoestima y se vería cómo son los equipos de Nene a final de liga"

–Amin es baja por sanción pero vuelve Piñero. Como dice, tiene el bendito problema de tener a muchos futbolistas disponibles.

–Y más que voy a tener porque ya estoy esperando a Parra y con Ezequiel a puntito, que posiblemente vaya entre los 18. Para mí son necesarios todos los futbolistas, hay futbolistas que me hubiese gustado haberlos tenido mucho más tiempo: la temporada que estaba haciendo Ezequiel era excelente y de pronto se rompió el jarrón como yo digo. Ya se ha puesto en forma y tengo que darle minutos porque el final de liga va a ser interesante y quiero tenerlos a todos. El problema que sea para mí que yo me tenga que comer la cabeza, que me critiquen porque he sacado a este y he dejado al otro fuera... El aficionado está en todo su derecho y la prensa igual, yo lo admito siempre porque eso va como yo digo en tu profesión, es así. Pero como siempre digo, yo juego mis cartas y analizo mi equipo porque soy el que vive todo el día con ellos y sé cómo están. Y cuando hago una cosa y saco a uno en distinta disposición táctica o distinto sitio en el campo es porque pienso que ahí me la puede dar y me puede hacer el trabajo que yo quiero para ese partido.

–...

–Ese es un bendito problema, el problema más bonito que pueda tener un entrenador, estudiar a su equipo y al contrario. Yo dije el otro día una frase a mis jugadores y es que para mí sacar una alineación, no sé si soy un buen alineador o no, pero para mí es muy fácil. Para mí, donde más problemas me crea, dónde más me resisto y donde más estudio es cuando tengo que escoger a los siete que van al banquillo porque esos son los que me tienen que dar las soluciones. Entonces, si el plan A me falla, si voy perdiendo 1-0, puedo hacer esto; si voy empatando, puedo hacer lo otro; si me quedo con uno menos, puedo hacer aquello... Esa es la importancia, lo que llevo en el banquillo: la alineación la saca cualquiera, vosotros mismos podéis sacar una y la acertáis pero luego está el acierto de los recambios que te pueden variar el partido, que te pueden dar las soluciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios