Xerez CD

El sueño sigue intacto

  • Calle y Aythami consuman la victoria del Xerez en el Nuevo Arcángel en un partido en el que los locales acabaron con nueve · Los azulinos se colocan a siete puntos del cuarto, ahora el Hércules

Comentarios 7

Con más problemas de los previstos y sufriendo hasta el final pese a tener enfrente a un rival con dos hombres menos, el Xerez dio ayer un gran paso en la clasificación ganando en Córdoba. Lo hizo sin brillantez y con algo de fortuna pero lo hizo, que es lo que importa. Cierto es que los azulinos volvieron a caer en errores del pasado, porque no se puede dar vida a un rival con ventaja en el marcador y un futbolista más (como ocurrió en Huesca), pero también lo es que cuando hubo de sacar la casta el equipo la sacó y gracias a un zurdazo de Aythami, que tomó el relevo goleador de su paisano Momo, se llevó tres puntos muy importantes que le sitúan a siete puntos del cuarto (ahora el Hércules) y le sirven para encadenar su quinta victoria consecutiva.

Como en los últimos envites a domicilio, el Xerez quiso tener la pelota desde el principio. Con Viqueira como organizador del juego y un combativo Calle, los azulinos controlaron la posesión en los primeros minutos ante un rival atemorizado con la visita del líder. De las botas del gallego salieron las dos primeras opciones de gol del Xerez, primero en un pase a Carlos Calvo que sacó con eficiencia Raúl Navas y luego con un libre directo lejano que se marchó rozando el larguero.

Poco a poco el Córdoba fue tomando posiciones en la batalla. José Vega inquietaba una y otra vez en la banda y Javi Flores, gracias a su calidad, puso a prueba a Chema pasados los veinte minutos. El partido estaba abierto y si bien el Deportivo llevaba el control, en cualquier momento una acción de Javi Flores, Natalio o José Vega podría decantar la balanza.

Sin embargo la historia cambió a los 32 minutos. Francis robó un balón en mediocampo, habilitó a Calle y cuando éste encaraba portería fue derribado por Gaspar. Penalti y expulsión. La decisión crispó el ambiente, no por la decisión en sí sino porque instantes antes Javi Flores, que estaba en la banda solicitando la entrada en la cancha, no había sido autorizado por el colegiado, que esperaba, según recoge el reglamento, que el balón saliese para dar el ok. El propio Calle, con el beneplácito de Momo, se encargó de ejecutar el penal y establecer el 0-1.

Pese a tener un hombre menos, el Córdoba salió a por el partido tras la reanudación. Los de Luna Eslava tenían claro el proceder, esperar atrás y sorprender a la contra al Xerez, más impreciso que otros días en la parcela ancha y en las bandas. De esta manera los locales pudieron empatar, primero en una acción de Asen al que Aythami robó la cartera justo cuando engatillaba, luego en un balón que Natalio cruzó en exceso tras peinar Asen y por último en un centro envenenado de José Vega que Mendoza quitó de la cabeza a Natalio, solo en el segundo palo.

El empuje del Córdoba y la relajación del Xerez, incapaz de dar tres pases seguidos, metió en el partido a los blanquiverdes. Momo y Carlos Calvo apenas aparecían, Viqueira y Moreno no daban una a derechas y Brian, que había entrado por un desaparecido Antoñito, se limitaba a hacer la guerra por su cuenta, la mitad de las veces más con el corazón que con la cabeza.

A los 13 del segundo periodo y en una situación idéntica al gol azulino, pues Aythami se encontraba fuera pidiendo la autorización para entrar, José Vega agarró un balón escorado en el segundo palo y se dejó caer ante la entrada de Carlos Calvo. El árbitro decretó penalti y Cristian Álvarez empató el partido.

El gol revolucionó a los locales que por momentos creyeron en la remontada. No obstante, todo se fue al traste con la segunda amarilla de José Vega. Los cordobeses se quedaban con nueve y al Deportivo el partido franco para ganarlo.

Esteban sacó entonces todo su arsenal dando entrada a Pedro Ríos y Bermejo y el Xerez puso cerco a la meta de Raúl Navas. Su rival, en cambio, se defendía como gato panza arriba y no dudaba en buscar la velocidad de Natalio para dar algún que otro susto a la contra.

Los minutos pasaban, el gol no llegaba y los xerecistas se topaban una y otra vez con las dos líneas de cuatro planteadas por Luna Eslava. Fue entonces cuando un centro de Mendoza desde la izquierda lo empaló con la zurda Aythami. Una volea de puro nueve que llevaba el delirio a las gradas.

Con el 1-2 el Córdoba siguió creyendo en el milagro tanto es así que minutos después, un centro de Arteaga se paseó por el área pequeña sin que Pablo Ruiz ni Natalio pudieran marcar. De ahí al final poco más, salvo un penalti clarísimo a Mario Bermejo en el descuento que Iglesias Villanueva no quiso ver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios