Fútbol | Tercera División

El Arcos se queda en cuadro para el encuentro frente al Xerez DFC en Chapín

  • Isi Jareño y Maqui serán sancionados, Álvaro puede sufrir una fractura de clavícula y Bugatto, Legupín y Lebrón son lesionados de larga duración 

Pepe Bernúdez, técnico del Arcos, lamenta las bajas y la falta de refuerzos. Pepe Bernúdez, técnico del Arcos, lamenta las bajas y la falta de refuerzos.

Pepe Bernúdez, técnico del Arcos, lamenta las bajas y la falta de refuerzos. / Ramón Aguilar

Pepe Bermúdez, entrenador del Arcos, tiene trabajo extra esta semana. Tras volver a perder en el Barbadillo, en esta oportunidad frente a la Lebrijana (0-1), debe recuperar la moral de sus jugadores y preparar el complicado partido del próximo domingo en Chapín frente al Xerez DFC. Todo ello, con numerosas bajas y una plantilla muy corta.

Para el encuentro ante los de Masegosa cuenta ya al menos con cinco bajas seguras. El meta Isi Jareño fue expulsado una vez finalizado el choque ante los sevillanos y el capitán Maqui vio la quinta cartulina amarilla. Además, Álvaro puede sufrir una fractura de clavícula. Además, Bugatto, Legupín y Lebrón arrastran lesiones de larga duración.

Bermúdez lamenta la situación y confiesa que "esto es una pesadilla, llevamos mes y medio o dos meses en los que lo estamos pasando mal. Voy a defender a los míos a muerte pero aquí todo el mundo se refuerza, todo el mundo quiere mejorar y nosotros tenemos sólo dieciocho jugadores y varios lesionados de larga duración, como Legupín, Bugatto o Manu Lebrón".

Además, resalta: "Tengo diez jugadores de campo para entrenar durante la semana y tenemos que tirar de juveniles y de futbolistas que están poro aquí y que quieren entrenar con nosotros. Estamos en precario, no podemos entrenar así. Se hace todo muy complicado porque me veo obligado a acortar las sesiones de trabajo por los chavales y seguimos compitiendo con lo que hay. A ellos no les podemos pedir más porque dan todo lo que tienen en cada partido".

Desde el club, detalla Bermúdez "me dicen que va todo por buen camino pero que hay que esperar pero así llevo mes y medio. El tema es que hay que firmar, hacen falta refuerzos que sumen porque somos pocos. Ahora, vamos a Chapín y otra vez nos toca reorganizar el equipo. Nos dejaremos la piel y el alma, pero es duro afrontar así esta competición tan complicada, en la que hay tantos equipos de nivel".

Por último, lamentó la derrota ante la Lebrijana: "El partido fue el esperado, entre dos equipos que se jugaban mucho, en el que los dos pusimos mucha intensidad y disputa en las batallas y que al final se decantó del lado de ellos porque estuvieron más acertados que nosotros en el área. Creo que tuvimos más oportunidades pero no las convertimos. Se llevaron los tres puntos porque trabajaron bien para ello, pero también podían haber sido nuestros. En el fútbol no existe justicia, mandan los goles, ellos marcaron y nosotros no".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios