José Pérez Herrera | Técnico del Xerez DFC "Estoy tranquilo y a la vez ilusionado, es una situación que hay que disfrutar"

  • El entrenador azulino, ante la posibilidad de ascender contra el San Roque de Lepe: "Es una oportunidad bonita, pero el rival es complicado y no hay nada finiquitado"

José Pérez Herrera, muy sonriente en la sala de prensa de Chapín. No en vano, tiene al Xerez DFC a punto de ascender.

José Pérez Herrera, muy sonriente en la sala de prensa de Chapín. No en vano, tiene al Xerez DFC a punto de ascender.

José Pérez Herrera, técnico del Xerez DFC, ha asegurado estar "tranquilo e ilusionado" ante el partido de este miércoles contra el San Roque de Lepe, que significará el ascenso a la 2ª RFEF si los azulinos derrotan en Chapín al equipo onubense. El míster jerezano apuntaba en su comparecencia de prensa que ascender con el XDFC será "especial" por ser "en casa, en mi ciudad" y ha intentado rebajar el clima de euforia porque el San Roque también se juega el ascenso y "es el equipo con más potencial del grupo y vendrá a imponer su estilo, juega igual como local que como visitante". Además, reconoce que la acumulación de partidos tras salir media plantilla del COVID está pesando en las piernas en lo físico y también en lo mental.

-José, viene el partido más importante de la historia del club por lo que se puede conseguir.

-Esa es la realidad, la situación que nos encontramos y la que hemos generado para llegar aquí y encontrarnos con la oportunidad de que si conseguimos una nueva victoria refrendamos el ascenso. Es verdad que es una oportunidad bonita, atractiva, muy trabajada, pero al final va a ser ante un rival complicado que nos va a poner las cosas difíciles, sabemos que va a venir fresco y que tenemos que afrontarlo como un partido más, once contra once y noventa minutos ante un buen rival. Tenemos que seguir con la misma línea que nos ha traído hasta aquí.

-¿Cómo está gestionando estos días tras la victoria contra el Ciudad de Lucena y hasta llegar al partido de este miércoles?

-Rebajando un poco esa euforia, poner los pies en el suelo, saber que todavía no hay nada finiquitado y que no podemos esperar a que nos llegue, sino ir a buscar esa victoria definitiva. La oportunidad que tenemos mañana es la que tenemos que aprovechar sin pensar que podamos conseguirlo más adelante o dependiendo de otros resultados. Darle la importancia que le hemos dado, como siempre, al partido más cercano y seguir con esa misma manera de actuar hasta que lo consigamos, no queremos salirnos de ese discurso, de ese mensaje ni de esa manera de pensar.

-¿Cómo llega el equipo físicamente tras tres partidos en siete días, teniendo en cuenta que el San Roque no juega desde hace diez días?

-No sólo pesan las piernas, la carga es física y psíquica. Hemos vivido muchas emociones en los últimos días, mucha tensión, muchos nervios y picos de dudas, miedos, euforia y alegrías y eso supone un desgaste que hay que gestionar además de lo físico. Lo físico es patente y lo vimos el otro día, en la primera parte nos faltó esa frescura con la que solemos salir a los partidos. Nos costó, también porque los rivales a los que te enfrentas tienen un gran nivel. El otro día ya nos tuvimos que adaptar en la segunda parte para que los esfuerzos fuesen menores e intentaremos suplirlo con la ilusión, las ganas y el plus motivacional de la grada, ese empuje que para nosotros mañana va a ser muy importante porque habrá momentos en los que nos falten fuerzas y fuelle para aguantar esa intensidad que normalmente solemos mostrar de domingo a domingo. Venimos de jugar miércoles, domingo, miércoles, tres partidos en siete días y de mucha tensión y carga emocional.

-¿Cómo cree que va a plantear el partido el San Roque, que llega mucho más descansado y además teniendo también que ganar?

-Creo que es de los equipos con más calidad o potencial ofensivo tiene sumando los dos subgrupos. Es una realidad porque así lo demuestran sus números. Los seis equipos que estamos en la fase de ascenso tienen su propia filosofía de juego. Creemos que el San Roque va a intentar imponer su estilo y no va a mirar si nosotros estamos más o menos cansados. Es un equipo con personalidad, se siente poderoso y juega igual cuando lo hace de local que cuando juega de visitante, es lo que le ha dado ser campeón de su grupo.

-A poco más de 24 horas para el partido, personalmente ¿cómo está?

-Tranquilo y a la vez ilusionado porque es una situación que hay que disfrutarla, no todos los años se puede, y hay que darle el valor que tiene. A todos nos gustaría vivir todos los años un partido como el de mañana en el que te juegas un ascenso de categoría en tu casa con tu afición y tener esa oportunidad. Tenemos la tranquilidad de saber que si hacemos las cosas bien tendremos posibilidades de ganar el partido y controlar esas emociones, que no se nos disparen.

-Tiene experiencia en fase de ascenso, eliminatorias y ascensos. ¿Qué tendría de especial este? 

-Hay connotaciones especiales, una de ellas es que estoy en mi casa y en mi ciudad. Igual el entorno, lo que se genera alrededor del club y la masa social que tiene, que es la más amplia de los equipos en los que he estado. Es especial por esos aspectos.

-De los tres partidos que restan, este es el último en Chapín. Si se asciende, da igual dónde, pero mejor en casa.

-Si es el último partido en casa sería buena señal, significaría que lo hemos conseguido, no tendríamos que jugar el 'play-off' de ascenso. Sería muy bonito ascender aquí en Chapín, pero tampoco hay que crear esa ansiedad, porque no es un partido a vida o muerte, tenemos más opciones, otras maneras de conseguirlo, pero hay que afrontar el partido como el más importante porque es el más inmediato.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios