XEREZ DFC-SAN ROQUE

El XDFC, crecido y lanzado (3-0)

  • El líder encadena el séptimo triunfo consecutivo y se mantiene invicto en Chapín con 13 de 13

  • Los xerecistas arrollan a un descarado San Roque

Paso a paso. El objetivo cada vez más cerca, el ascenso ya es sólo cuestión de tiempo, de poco tiempo seguro cuando aún faltan ocho jornadas para el final de Liga. El Xerez Deportivo FC prosigue con su racha triunfal, encadenó su séptima victoria consecutiva y la decimotercera como local. Y por si todo eso fuese poco, se mantiene líder en solitario con ocho de ventaja sobre el Coria (51), que recupera la segunda plaza tras su triunfo y la derrota del Conil.

Números incontestables de un bloque sólido y sin fisuras. En esta oportunidad, la víctima que terminó en la trituradora (3-0) fue un San Roque descarado, que siempre propuso jugar al fútbol y salir con velocidad pero muy débil y con escasos argumentos tanto en ataque como en defensa, que dio facilidades y que en nada se parece al de la primera vuelta.

Por peso específico, sin estar demasiado acertado en algunas facetas del juego y por la vía rápida, así ventiló la escuadra xerecista su cita frente al cuadro rojillo, que nunca opuso una resistencia clara y que se mostró inferior al XDFC, que saltó al terreno de juego con el mismo once que tan buenos resultados le está dando en las últimas jornadas. Cuando las cosas funcionan se cambian lo justo piensa Masegosa. Antonio Bello, un espectáculo durante casi todo el partido pese a no estar fino en la definición, y Manu Heredia fueron dos puñales por las bandas e hicieron estragos cada vez que se lo propusieron.

Guti hasta cambió los laterales pero ni por esas. Los dos azulinos, especialmente el extremo diestro, mostraron una cascada de recursos y de asistencias para sus compañeros. Si el equipo azulino hubiese estado inspirado en la definición, su rival se hubiese llevado un saco de Chapín. Sólo se marchó con un corto 3-0 en contra.

Aún así, los aficionados tuvieron que esperar hasta el minuto doce para animarse con la primera oportunidad de su equipo, que entró al partido como la tarde, nublado y frío. Los visitantes salieron muy arriba e intentado hacerse con el manejo del balón, algo bastante complicado. Javi Tamayo controló perfectamente un balón de espaldas dentro del área, se resolvió y su disparo se le marchó cruzado a la derecha del portero.

De todos modos, el primer tanto del encuentro no tardó demasiado en llegar. El 'capi' Álex Padilla anotó un gran gol con un disparo colocado y duro con la pierna derecha. Él solo se lo fabricó. El lateral, que se convirtió el pasado domingo en el jugador xerecista con más minutos disputados con un total de 9.684 superando a David Orihuela, lo celebró a lo grande, con saludo militar incluido. Sus compañeros sabían que el tanto era especial para él y las felicitaciones también lo fueron.

Javi Tamayo, muy activo, lo intentó con un tiro desde fuera del área que fue cogiendo potencia con la ayuda del viento y se topó con David Mena, que no se quiso complicar y lo mandó a saque de esquina (18'). Luego lo intentó Antonio Bello y mandó el balón alto (25').

Los xerecistas eran un martillo pilón y dominaban la situación con más autoridad que brillo ante un rival muy endeble atrás, que quería pero no podía, aunque seguía sin dar ni un paso atrás. Superada la media hora, David Mena evitó el segundo gol de la tarde tras un tiro duro de Jorge Herrero. El rechace lo mandó fuera Bello.

Antes del descanso, aún tuvo otra oportunidad más el combinado jerezano para marcharse al descanso con los deberes hechos y el partido totalmente resuelto. Bajo la lluvia, un buen remate de cabeza de Jorge Herrero rozó el poste (43').

La tranquilidad no tardó en llegar, apareció justo al inicio del segundo acto, en el que el dominio xerecista sería aún mayor a todos los niveles.

La pizarra volvió a funcionar. Bello botó con maestría un saque de esquina y Lebrón, en el primer palo, lo remató de cabeza de forma impecable. El central también lo celebró de una forma peculiar. Imitó a un torero con su capote (46') al más puro estilo Raúl González cuando estaba en el Real Madrid.

El tercero no lo firmó Jorge Herrero de puro milagro. Enganchó la pelota tal como le venía tras un centro de Heredia, que hizo lo que quiso con los rivales que le salieron al paso, pero la mandó fuera.

Con la maquinaria engrasada, ya no había forma de frenar las acometidas de los xerecistas, que a los 54 minutos perdonaron nuevamente por su falta de tino. Javi Tamayo, tras un pase de la muerte de Bello, resbaló justo cuando iba a rematar ante el portero visitante y Mena evitó con los pies que el balón entrara en su portería.

Los campogibraltareños no le veían la cara a Camacho ni de lejos y sólo Felicio, después de una internada que decidió resolver en solitario lo intentó. Su tiro se le marchó algo desviado.

En el 65', Mena tuvo que tirar de reflejos para despejar un centro de Heredia antes que lo rematara de cabeza Jorge Herrero, que entraba por el centro como Pedro por su casa.

Y en el minuto 69, le tocó el turno de lucirse a Camacho. El guardameta azulino, atento y bien colocado, despejó con apuros de puños a saque de esquina un centro escorado de Romero que fue cogiendo efecto.

El viento le pudo jugar una mala pasada de no haber estado tan listo. Una jornada más evitó que el rival se metiese en el partido. De haber entrado esa pelota, hubiese supuesto el 2-1 para el San Roque.

El tercer gol de la tarde se hizo esperar un poquito más de lo deseado por todos y no fue precisamente por falta de oportunidades, que llegaban en cascada, aunque casi todas se quedaban en uy por no estar atentos en la definición.

En el minuto 77', Javi Tamayo, rozando el fuera de juego, se adelantó de maravillas a la defensa para resolver tras un pase templado y magistral de Bello. El extremo xerecista había recibido antes un buen servicio de Sergio Iglesias.

Con el encuentro visto para sentencia, Pepe Masegosa comenzó a mover banquillo, mientras que Guti lo había hecho buscando unas soluciones que eran imposible que llegaran ante la superioridad azulina sobre el terreno de juego.

La afición quería más, tenía frescas las últimas goleadas a la Olímpica Valverdeña y al Antoniano. A Barba, que había entrado por Caballero, se le escapó el cuarto con un certero disparo desde casi el piquito del área que se estrelló en la zaga visitante.

El 3-0 se quedó bastante cortó para los méritos de los xerecistas, que van a más y que se encuentran en su mejor momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios