Fútbol | Tercera División

La dura rutina del Xerez DFC en la cuarentena

  • El club recomienda a los futbolistas de fuera que regresen a sus casas para pasar el resto del confinamiento con sus familias

  • Josu Uribe afronta la reclusión solo en Jerez y si se prolonga viajará a Asturias para visitar a su madre

Los jugadores del Xerez DFC esperan volver pronto a Chapín. Los jugadores del Xerez DFC esperan volver pronto a Chapín.

Los jugadores del Xerez DFC esperan volver pronto a Chapín. / Vanesa Lobo

La alerta sanitaria provocada por la expansión del Covid-19 comienza a notarse. El silencio se ha apoderado de Jerez, se viven días atípicos. Chapín un sábado cualquiera con el estruendo de los más pequeños jugando o corriendo en la Pradera Hípica y de los mayores entrenando en el campo Pepe Ravelo se convierte en uno de los lugares más bulliciosos de la ciudad. 

En este primer lluvioso sábado de primavera todo es diferente. Las instalaciones permanecen cerradas desde la pasada semana. Apenas pasan coches, apenas hay personas en la calle y el Xerez DFC mañana este domingo el encuentro que tendría que disputar ante el Córdoda B. Y aún le queda para volver.

El club, desde el primer día, sigue las directrices marcadas por las autoridades y sus dirigentes, con Rafael Coca al frente, han pedido tanto a sus trabajadores como a los jugadores y a sus socios que respeten todas las medidas para salir de esta situación cuanto antes y, especialmente, solicitan no salir de casa.

En la plantilla azulina hay numerosos jugadores de fuera de Jerez y el club les ha recomendado que se marchen con sus familias para pasar el confinamiento junto a ellos. Algunos como Héctor Pizana no lo dudó y fue de los primeros en marcharse a Valencia. Amin se encuentra en Málaga, Toboso también se encuentra ya junto a los suyos y en las próximas horas lo hará Alain con un permiso especial para poder desplazarse. Mika se ha quedado en la ciudad junto a su pareja, Edet, también,  Camacho y Zafra la pasan en su Rota natal y Antonio Sánchez, en Algeciras.

Uribe cuenta los días para volver a hacer lo que más le gusta, entrenar. Uribe cuenta los días para volver a hacer lo que más le gusta, entrenar.

Uribe cuenta los días para volver a hacer lo que más le gusta, entrenar. / Manuel Aranda

La parte más dura del confinamiento le ha tocado a Josu Uribe. El técnico asturiano optó por quedarse unos días en nuestra ciudad tras la suspensión de los entrenamientos el pasado viernes para preparar junto al resto del cuadro técnico el plan de trabajo personalizado que le han entregado a cada jugador y cuando quiso marcharse ya las restricciones eran importantes y aconsejaban no desplazarse.

"La verdad que es duro estar aquí solo, con la familia lejos. Quise marcharme pero sabía que me iban a parar, que me iban y tenía que cruzarme toda España y pasar por zonas de riesgo. Voy a esperar unos días y si me tengo me mover, lo haré. Tengo muchas ganas de ver a mi madre, que está bien, pero me gustaría estar con ella unos días", confiesa.

Con tiempo para todo, lo que más desea es que "todo esto acabe pronto, es una pesadilla. Y cuando volvamos vamos a vivir otra con la paliza que nos vamos a tener que pegar con tantos partidos seguidos, imagino antes del inicio otra vez de la competición nos darán unos días para entrenar. No tiene sentido empezar seguido, los jugadores no son máquinas y podemos llevarnos muchos días parados. Es que no se puede ni salir de casa y los míos no tienen la casa de Cristiano Ronaldo o Messi para entrenar".

Además, lamenta que "esto nunca llega bien pero nos han llegado justo en nuestro mejor momento, cuando llegaba lo más bonito de la competición. No queda otra que tener paciencia, fe y seguir luchando para salir de todo esto.Tenemos todos muchas ganas de volver a disfrutar del fútbol con los nuestros".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios