novo gazul 2012 | xerez deportivo fc

La lluvia agua la fiesta

  • Dos autobuses y muchos coches particulares se desplazan desde Jerez hasta Alcalá

La lluvia fue la invitada inesperada a la fiesta de bienvenida preparada para la afición xerecista, hermanamiento que quedó en suspenso hasta el viernes 28. Alcalá en general y el Novo Gazul en particular se volcaron con el Xerez Deportivo FC pero no contaban con que la lluvia se presentase de esta forma hasta el punto de que lo mejor fue lo que pasó, aplazarlo todo para otro día.

En efecto, en El Prao se personaron el alcalde de Alcalá de los Gazules, mandos de la Guardia Civil y de la Policía Local para que todo estuviera en orden y recibir por todo lo alto a la expedición azulina, con una gran paella como plato principal antes del plato fuerte, el partido. Pero el agua no paró de caer y la lluvia retrajo a buena parte de los aficionados xerecistas que planeaban pasar el día en Alcalá de los Gazules. Aún así, los incondicionales no faltaron: dos autobuses y muchos coches particulares se desplazaron hasta Alcalá para animar y apoyar a los suyos: 'Si mi equipo se moja, me mojo yo también', cantaron algunos.

Y al final imperó la cordura y Caucelo Mora decretó el aplazamiento del partido: jugar hubiera sido un riesgo para los futbolistas, con peligro de lesión. Además, si esto es un espectáculo y está montado para los aficionados, no cabe duda que lo mejor fue dejarlo para otro día.

Esta opinión la suscribía Dani Pendín, jugador xerecista que no estaba convocado pero que estuvo en Alcalá de los Gazules y en declaraciones a Onda Jerez explicaba tras el aplazamiento que el campo "es difícil que drene porque no para de llover, no para y no para y creo que lo más lógico es suspenderlo y la verdad es que el árbitro estuvo bien en suspenderlo y venir otro día".

Y es que para los futbolistas haber jugado hubiese supuesto un riesgo evidente de lesión: "El peligro es ese, no sólo que la afición no puede estar tranquila al estar todo el tiempo lloviendo, sino que cualquier jugador se puede lesionar de gravedad".

Ahora, el festivo 28 de febrero parece una fecha idónea para que las aficiones puedan disfrutar: "A nosotros nos hubiera gustado jugar pero lo más lógico es suspenderlo y si se aplaza para esa fecha, mucho mejor".

Lo que extrañó a los dos equipos es que el árbitro apurase tanto para decidir que no se jugase el partido: "Yo cuando llegué ya hablamos con el míster y le dije que si fuera por mí, lo suspendería muy rápido. Creo que el árbitro habrá querido estirar el tiempo por si paraba pero los pronósticos dicen que va a seguir lloviendo y creo que ha hecho bien. Pero se podría haber hecho mucho más rápido".

Romerito, futbolista del XDFC, pensaba de igual forma: "La verdad es que con la lluvia el campo no está muy bueno; en Pastores jugamos en unas condiciones parecidas salvo que no estaba lloviendo y se jugó, aquí el césped artificial es diferente y es más peligroso. Estrá claro que el árbitro ha visto que no se podía jugar, los dos equipos tampoco estábamos muy conformes con que se jugase y ha decidido suspenderlo".

Y es que aunque Caucelo Mora apuró, la lluvia no cesó de caer: "Sí, el tiempo está muy malo. El que manda es el árbitro y ha decidido que el campo no está en condiciones, yo si hubiera dicho que había que jugar, habría salido a jugar como siempre. Pero el campo no está en condiciones para jugar".

Tras un primer examen del terreno de juego, el colegiado gaditano no tomó una decisión y esperó hasta la hora del partido, por lo que los futbolistas del Xerez DFC tuvieron que vestirse: "Es el árbitro el que tenía que decidir y el que nos ha dicho que esperaba hasta las cuatro y media, ha salido a ver el campo y ha decidido que no se juegue. Con este tiempo es complicado, el 28 al ser festivo a lo mejor se acerca más gente y disfrutan del partido, que es lo que queremos nosotros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios